Categoría: Naturaleza

Nuestra gerente, Rita Benítez, presente en la 3ª jornada sobre sensibilización y puesta en valor del Acueducto de Gades

El origen del Acueducto de Gades. Su naturaleza. Qué partes han sobrevivido a lo largo de todo estos años o sus posibilidades explotación y puesta en valor. Son algunas de las cuestiones sobre las que un equipo compuesto por técnicos y profesionales vinculados al área del Patrimonio Cultural, trataron de dilucidar en la última de las jornadas hasta ahora celebradas en torno a dicho monumento, dentro del Proyecto ‘Aqua Ducta’.

Y como no podía ser de otra manera, nuestra gerente, Rita Benítez Mota estuvo allí, como profesional de la Cultura en la provincia y en representación de esta entidad.

La cita, que tuvo lugar entre el Cortijo de Rojitán y el Salón de Actos Municipal de San José del Valle el pasado jueves, 4 de diciembre, contó con varias sesiones de debate y trabajo en equipo que se iniciaron, tras el correspondiente saludo de bienvenida, con la charla impartida por el profesor de la Universidad de Cádiz y director del Proyecto, Lázaro Lagóstena, sobre el pasado y el presente de este bien cultural. Después de varios coloquios sobre diferentes aspectos relacionados con el mismo, los participantes procedieron a efectuar la visita a los restos existentes en el manantial de Tempul.

Tras el almuerzo, el equipo de Aqua Ducta impartiría la conferencia titulada ‘El acueducto romano de Gades’, continuación, en cierto modo a los dos primeros encuentros de información, divulgación y debate celebrados en la campiña de Cádiz y Torrecera respectivamente. Expertos, técnicos y políticos participan en estas jornadas que giraron en torno a las posibilidades de explotación, centrándose en la necesidad de avanzar en modelos educativos de uso público y potencial turístico y colaborando con los propietarios de las fincas por las que transcurre el Acueducto para a analizar las opciones plausibles en relación a la custodia del territorio.

Posteriormente, las charlas continuarían alrededor de la recuperación del Acueducto de Gades, enfatizando en el paraje de Los Arquillos. Se incidió entonces en la necesidad de contar con un análisis estratégico concreto, las vías para su desarrollo y lo más importante: la concienciación de la población local respecto a la importancia histórica de este bien, a través de la divulgación y el conocimiento, para fomentar un sentimiento de identidad entre el mismo y el territorio. Se trataba de cómo los locales podrían llegar a empatizar con este legado de primer orden.

La campiña de la provincia de Cádiz está atravesada por el antiguo acueducto romano que abastecía a la ciudad de Gades. Se trata de una obra de una longitud superior a los 75 km que tiene su inicio en la Sierra de las Cabras (San José del Valle) y llega hasta la actual ciudad de Cádiz, representando por su recorrido y técnicas constructivas una de las infraestructuras hidráulicas más relevantes de la Hispania romana. A lo largo de su trazado, el acueducto fue salvando diversos obstáculos geográficos, desde los relieves inestables formados por yesos del Trías, pronunciados cambios de pendientes y vaguadas, o espacios ocupados por marismas.

Esta construcción, para quienes no lo sepan, abastecía de agua a la antigua Gades atravesando la campiña gracias a sus 75 kilómetros de longitud entre la Sierra de las Cabras (San José del Valle) y la propia capital. Su recorrido y las técnicas empleadas en su construcción lo convierten en una de las estructuras hidráulicas más importantes de la Hispania romana. Para salvar los obstáculos del terreno, se pusieron en práctica diversas soluciones tales como sifones invertidos, túneles o minas a más de 25 metros de profundidad, tuberías a presión, acanales de agua rodada, puentes y arcadas. Servía, además, como herramienta de ordenación del territorio contribuyendo así a configurar la provincia de Cádiz, que no podría entenderse de la misma forma sin su presencia.

Más información en el blog oficial del Proyecto: http://aquaducta.blogspot.com.es

 Etiquetas:

Moliendo el trigo en ERA Cultura

Con el final de la semana -y del mes- procedemos a hacer balance de las actividades realizadas.

En este caso nos centraremos en explicaros los pormenores de uno de los talleres que más gusta a los niños, y que este lunes tuvieron la oportunidad de poner en práctica nuestros compis del CEIP Miguel de Cervantes de Jerez. Nos referimos al taller de Gastronomía.

Tras la ruta que los condujo por el camino de puentes, flanqueado por setos, hasta llegar a ERA, y ver el diaporama que les haría retroceder muchos años en el tiempo, llegaba el momento de la diversión, pero también del aprendizaje. En primera instancia, nuestros monitores procedieron a explicar lo que los pequeños, posteriormente, debían hacer.

Supimos así que el concepto de ‘Gastronomía’, está íntimamente ligado a la evolución social del propio ser humano, ya que desde el Australopitecus, hace cinco millones de años, los homínidos se vieron obligados ha adaptar su organismo con intestinos extra-largos para poder aprovechar al máximo la vegetación menos nutritiva, lo que les hacía ingerir grandes cantidades de la misma. Además, la complejidad cerebral aumentaría ante la necesidad de elaborar estrategias para competir con otros consumidores del mismo tipo de alimentos. Lo mismo ocurrió con la caza, al principio consumían pequeños animales que cada vez serían mayores ante la escasez de los pequeños, y las posibilidades otorgadas por el trabajo en equipo.

Esta mayor inteligencia se invertiría en la elaboración de nuevas herramientas, tanto en términos de caza, como en lo relativo a la preparación de alimentos, por ejemplo, instrumentos de piedra para moler el grano, justo lo que los pequeños realizaron tras esta breve explicación a modo de “cuento” para facilitar su comprensión.

Así, en una de las cabañas que forman parte de nuestras instalaciones, nuestra monitora, Conchi, explicó a los peques los distintos tipos de semillas. También desgranó una espiga de trigo e hizo la demostración de molienda en una reproducción artesanal. Lo mismo que ellos mismos realizarían en los bancos de madera, junto al horno de pan en el que, más tarde, introdujeron sus propias elaboraciones.

“Moliendo el trigo, po po pon pon, moliendo el trigo, po po pon pon, así, la harina nos saldrá…”

Así empieza la canción que los alumnos cantaron mientras Conchi molía las semillas para, posteriormente, repartir harina a los niños y que éstos continuaran entonando el cántico al mezclarla con agua y sal. El último paso fue dar forma a las tortitas para poder meterlas en el horno que tenemos aquí, en nuestro campamento.

Fue una experiencia maravillosa, de verdad, y más tarde se complementó con otro taller, sobre cerámica, del que más adelante os hablaremos largo y tendido. Lo cierto es que no nos podemos quejar de la gran acogida que están teniendo nuestras actividades entre los coles de la provincia. Y vosotros, ¿ya habéis pasado por aquí?

¡Daos prisa, que el primer trimestre está a punto de concluir!

 Etiquetas:

Una semana muy productiva

Esta semana ha sido completita en lo que respecta a visitas escolares. En ERA estamos a tope, muy contentos y satisfechos al ver que los centros educativos continúan recurriendo a nuestros servicios para reforzar la Cultura entre su alumnado, al tiempo que las excursiones conservan el correspondiente carácter lúdico.

Empezamos el lunes, buen inicio de semana con el recimiento de los pequeñines del CEIP Nuestra Señora de la Oliva. Caza, danza o captación de recursos naturales fueron los talleres que sus profes seleccionaron para ellos. Continuamos con el CEIP linense de Nuestra Señora de las Mercedes, el martes. Al día siguiente, el primero de los institutos que nos ha visitado este curso: el IES Castillo de Fatetar. Aterrizaron directos desde el municipio de Espera. Cerraron la semana los alumnos chiclaneros del CEIP Al-Andalus, quienes disfrutaron como locos aquí, en nuestras instalaciones, gracias a la entrega de nuestros mejores monitores.

SAM_0234

De hecho, hoy nos vamos a centrar en todo un ‘clásico’ que a lo largo de esta semana, no ha sido menos. Hablamos del taller de cerámica. Una propuesta a través de la cual, los alumnos aprenden todos y cada uno de los pasos que conformaban en la Antigüedad, la elaboración de contenedores de barro tan útiles en la vida cotidiana. Desde la obtención de materias primas, recursos naturales que nuestros antepasados necesitaban para poner en marcha el proceso, hasta el momento clave de la coción. Todos estos datos son transmitidos adaptando el lenguaje a la edad de nuestros visitantes para brindarles la oportunidad, en última instancia, de practicar la fase del modelado, a través de la técnica del ‘ahuecado’ en el caso de los más pequeñines, o del ‘urdido’ cuando son mayores: una técnica primitiva consistente en socavar la pella de barro con los dedos o a través de algún instrumento, para, posteriormente, acrecentar las paredes del recipiente superponiendo ‘churros’ de barro.

Los chavales aprenden mucho, nosotros de ellos, también. ¡Venid a ERA a aprender! ¿A qué estáis esperando?

 Etiquetas:

LA IMPORTANCIA DEL RÍO PARA LOS PRIMEROS POBLADORES DE LA ZONA DE CÁDIZ

 20 noviembre 2014

Los yacimientos paleolíticos de LA JANDA, RÍO CELEMÍN y BARBATE constituyen un enclave esencial a la hora de investigar la historia de la provincia de Cádiz y a sus primeros pobladores, por concentrarse en sus explanadas, cavidades y abrigos rocosos, vestigios de todas las épocas desde que los preneandertales comenzaran a poblar la zona hace 700.000 años.

Las primeras ocupaciones de homínidos en esta zona -homo sapiens arcaicos preneandertales-, llegaron, en efecto, a las inmediaciones del río Barbate hace entre 700.000 y 500.000 años a través de las redes fluviales. Además de constituir todo un eje de comunicación entre las vertientes mediterránea y atlántica, el río invitó al aprovechamiento de su ecosistema tal como ponen de manifiesto las gravas o los cantos de arenisca empleados para la fabricación de herramientas, o el uso de las cavidades naturales como depósitos de agua dulce.

La creación de estos útiles revela asimismo otros importantes datos relacionados con la fauna del ecosistema, dado que restos óseos de muchos mamíferos, especialmente de origen africano, fueron hallados junto a bifaces o hendedores. Algo común en todas las cuencas del Cuaternario Medio en el sur peninsular.

Tras la formación de un delta en la paleodesembocadura del río Barbate se produce un cambio en la economía de estas poblaciones, que ven diversificado el hábitat y la obtención de recursos relacionados con la recolección, obtención de moluscos y peces varados en la línea de costa. El aspecto del Almodóvar, Celemín y Barbate anterior a la formación de La Janda era totalmente diferente al que presenta en la actualidad, presentando entonces un curso más llano y con zonas escalonadas especialmente destacadas en los tramos medio y bajo.

La fluctuación del paisaje entre las épocas cálidas y frías acabará dando lugar a la extinción de este primer grupo de homínido y su sustitución por el cromañón, comunmente conocido como el ‘hombre moderno’, hace 20.000 años. Aunque su modo de vida basado en la caza y en la recolección es muy similar al de sus antecesores, traen consigo nuevas formas de comunicación que se proyectarán en las pinturas rupestres visibles hoy en cuevas de la periferia del río, entre ellas, Las Palomas, El Moro o El Tajo de las Figuras en su fase inicial. Son pinturas de tipo naturalista a través de las cuales los individuos reflejaban su mundo, constituyendo al mismo tiempo una forma de cohesión social y de identificación con el entorno, un espacio de gran actividad social. Asimismo se especializarán en la fabricación de puntas de flecha con aletas y pedúnculos, así como las denominadas de ‘hoja de laurel’, todas ellas propias de la tecnología solutrense.

Tal creación artística evolucionará con las últimas culturas cazadoras-recolectoras del Holoceno. Concretamente es el área postpaleolítica del Tajo de las Figuras donde puede contemplarse una gran variedad de fauna que incluye aves típicamente marismeñas como garzas o flamencos, así como otras de ambientes esteparios, entre ellas, grullas y sisones.

Alrededor del 4.000 a. C. este modelo evolucionará hacia unos asentamientos sedentarios que encontrarán en las actividades agrícolas y ganaderas sus principales fuentes económicas. El medio natural se diversificará apareciendo nuevas poblaciones periféricas al río con sus correspondientes zonas de culto y necrópolis dolménicas. Gracias a estos enterramientos ha sido posible averiguar las diferentes clases o castas sociales que perdurarán en toda la zona desde el Neolítico y durante la Edad del Bronce. La pertenencia a uno y otro sector vendrá determinada por el control de los excedentes y de los medios de producción, algo que también favorecerá los intercambios a larga distancia.

El bronce Final estará marcado por la colonización fenicia, que, al entrar en contacto con poblaciones autóctonas, dará lugar a lo que se conoce como civilización tartésica. Un modelo orientalizante que se establece en enclaves geográficos similares a su lugar de origen. Amén de todos los conocimientos culturales, artísticos y arquitectónicos que aportan a los locales, destaca la domesticación del curso natural del agua para su mejor aprovechamiento. Un conjunto de avances a todos los niveles de los que Gadir se convertirá en su paradigma, permaneciendo como uno de los focos principales del Mediterráneo durante todo el Imperio Romano.

Calco de las pinturas rupestres del Tajo de las Figuras, con la representación de un paisaje lacustre donde pueden apreciarse figuras humanas, ciervos y aves como la grulla o la garza.

Calco de las pinturas rupestres del Tajo de las Figuras, con la representación de un paisaje lacustre donde pueden apreciarse figuras humanas, ciervos y aves, como la grulla o la garza.

 Etiquetas:

¡Gracias a tod@s por un inicio de curso colmado de actividad!

Dando por cerrada esta segunda semana de noviembre, podemos -y debemos- decir que estamos muy satisfechos con el trabajo que ha traído consigo el inicio del curso lectivo.

Todos sabéis que en ERA trabajamos la Cultura en todas sus vertientes. Ayer, sin ir más lejos, recordábamos nuestra experiencia estival con el Ciclo de Música del Sur, algunos de nuestros proyectos para musealizar espacios, como el Museo Etnográfico de Medina, o el rigor con el que reproducimos las piezas arqueológicas más emblemáticas. Pero si hay algo que deseamos destacar, en este preciso momento, es la diversión y las ganas de aprender con las que aterrizan en nuestras instalaciones los alumnos de multitud de centros educativos procedentes de la provincia, e incluso de otras cercanas como Sevilla o Huelva.

Nos llena de gozo escuchar los comentarios de nuestros impresionados amigos durante su transitar por el camino de setos que conduce hasta ERA, la sorpresa que se llevan al atravesar puentes de madera o casi rozar las aves que anidan en la vegetación y parecen salir volando para darles la bienvenida a nuestro particular poblado.

Las cabañas los esperan, con impaciencia, para albergar unas actividades en el transcurso de las cuales, lo pasan ‘pipa’ aprendiendo las claves fundamentales de cómo era la vida durante la Prehistoria. Pero aquí, os lo aseguramos, no se hace de cualquier forma. Estamos plenamente convencidos de que otorgar una dimensión lúdica a la visita es algo que no está reñido, ni de lejos, con el más absoluto de los rigores que nuestros profesionales -historiadores, arqueólogos y docentes-, manifiestan al trabajar con estos niños que ahora empiezan a cultivar su interés por la Cultura. ¡Ahora es cuando hay que empezar a inculcarles esos valores!.

Por todo ello, contamos con infinidad de talleres que recrean, con gran éxito, los modos de vida, de ocio, de trabajo en épocas pasadas. Los escolares se divierten curtiendo pieles, realizando las danzas rituales que nuestros antepasados organizaban en torno al fuego, conociendo anécdotas sobre los utensilios de trabajo utilizados, los materiales con que éstos se elaboran, su evolución técnica a lo largo del tiempo. No menos interesante son, por ejemplo, las actividades desarrolladas en nuestro medio natural. El hecho de ubicarnos en un enclave privilegiado, con abundante vegetación, nos permite instruir a los niños en las propiedades de las diferentes plantas, algunas, medicinales, otras, útiles para la caza por las sustancias que emanan. Queda patente, por tanto, que el amor por la Naturaleza y el Medio Ambiente está también entre nuestros principales valores.

Todo ello es introducido por el protagonista de ERA Cultura, un niño prehistórico con el nombre de Tamtam que nos cuenta, en primera persona, cómo era su vida en aquella época, por qué al principio vivía en las copas de los árboles, las consecuencias del cambio climático o las particularidades del estilo de vida nómada previo al sedentarismo. Las personas encargadas de todas estas actividades son verdaderos expertos que aman su profesión, la Historia, la transmisión de ésta a los más pequeños, por los que sienten un gran respeto y cariño. Algo que revela el trato que se les otorgan a todos y cada uno de ellos durante su experiencia en ERA.

Tras 18 años convencidos de que, para forjar nuestro futuro, es necesario conocer nuestro pasado, continuamos poniéndo esta premisa en práctica como buenamente saben los centros educativos que cada año nos visitan inundando nuestras instalaciones de ilusuón, de alegría, de risas infantiles. La casa se empieza por los cimientos, y cuando esos cimientos son jóvenes, hay que trabajar por su consolidación desde el primer momento. De ahí germinarán los que un día nos tomarán el relevo en esta labor, a veces difícil, de devolver a la Cultura el lugar que le corresponde. Algo en lo que continuaremos trabajando sin descanso, por nosotros, y por todos los que os animéis a formar parte de nuestra familia.

¡Un abrazo!

 Etiquetas: