Categoría: Naturaleza

Homenaje a nuestros compañeros: Pedro y Ana, del IES Columela

La entrada de hoy es, sin lugar a dudas, especial, porque va dedicada a dos compañeros que nos han acompañado desde el pasado mes de octubre durante sus prácticas: Pedro y Ana, profesionales del sector sociocultural, tras cursar sus estudios teóricos en el IES Columela, de Cádiz.

A objeto de cumplimentar las 500 horas de prácticas requeridas para obtener la titulación de Técnico Superior en Animación Sociocultural, han tenido la oportunidad de hacer “de todo” en ERA Cultura. No sólo actividades relacionadas con su especialidad, también han hecho manualidades y labores de jardinería y mantenimiento durante los días de descanso escolar. Han diseñado pulseras y collares para ponerlas posteriormente en prática en los talleres que han impartido a los alumnos, por lo que también podemos considerarlos “idólogos” de muchas de las alternativas con las que hemos innovado nuestra oferta en el ejercicio del presente año.

Asimismo han desarrollado labores de apoyo en todas y cada una de las visitas que hemos recibido a lo largo de los últimos meses, manifestando sus dotes, promoviendo el compañerismo entre los pequeños y ayudándolos en todo lo necesario para engrandecer su experiencia en la Prehistoria. El mayor reto, dicen, ha sido “aprender a impartir estas actividades con la profesionalidad de nuestros compañeros y fomentar el interés entre los visitantes, pequeños y mayores”.

Hemos aprendido mucho sobre Prehistoria, también en los cursos de primeros auxilios organizados por la empresa”, dicen, recordando de la misma forma la puesta en marcha del cuenta-cuento de ‘Mozáfir’ en diversos centros, y su caracterización como Tam Tam, nuestro personaje prehistórico, a la hora de impartir la base teórica a los más pequeños.

Ana reconoce “saber más sobre el funcionamiento de una empresa, donde el trabajo y la cooperación es indispensable para sacarla adelante, incluso en áreas que no son de nuestra especialidad, pero de las que hemos sacado provecho”. Sus mayores expectativas se han cumplido, por supuesto, durante el tiempo que han pasado junto a los niños, rodeados de ellos y trabajando codo a codo con ellos. En este sentido destacan su aprendizaje sobre el trato hacia los pequeños, así como las distintas formas que han de ponerse en práctica para adecuar los contenidos a la edad de los niños, contenidos previamente adquiridos durante su formación en el IES Columela.

Nos gustaría haber pasado aún más tiempo con ellos”, reconocen ambos, aludiendo a sus ganas, a la atención que ponen en aprender, y al agradecimiento que manifiestan al pasarlo tan bien. A Pedro lo que más le ha gustado es haber tenido ocasión de interpretar al personaje de Tam Tam, “por su facilidad para llegar a los niños, que después se pasan todo el día buscándolo por el campamento”. Talleres como los de Danza ritual, Captación de recursos naturales, Cerámica, Arte Rupestre o Hábitat/Caza, han sido algunos de los que han podido experimentar durante estos meses, siendo supervisados por otros profesionales que llevan años trabajando con nosotros, y con los que, a buen seguro, ha existido una importante retroalimentación.

Una experiencia con la que sus objetivos profesionales no sólo no han variado, sino que se han reforzado, ya que “nuestros estudios se centran en el trato con los niños, y es lo que más nos gusta”, pese a estar preparados para trabajar con personas de todas las edades. “Hemos adquirido muchos conocimientos históricos”, indican, trabajando junto a los profesionales del sector: historiadores y arqueólogos con los que han formado equipo. Un equipo al que están dispuestos a volver.

 

 Etiquetas:

‘Las Aventuras de Mozafir’, una propuesta enriquecedora diseñada por ERA Cultura

 18 febrero 2015

Estimados amigos,

Hoy vamos a centrarnos en el área más educativa de nuestra empresa, ERA Cultura, dado que, como sabéis, el complemento formativo al aprendizaje de los alumnos es una de las premisas fundamentales de nuestro día a día. Un compromiso que se demuestra con la cercanía de los profesionales de ERA para con las visitas que recibimos cada semana, procedentes de todos los centros educativos de la provincia y limítrofes, y también en el cariño con el que diseñamos nuestros programas, dentro y fuera del laboratorio de arqueología experimental.

Como complemento a la experiencia de vivir “un día en la Prehistoria” que muchos de vosotros ya habéis tenido la ocasión de probar, hemos puesto en marcha, también, algunas actividades para desarrollar en vuestras propias instalaciones educativas. Iniciativas que estamos dispuestos a desarrollar en cualquier momento, aunque que están especialmente pensadas para celebrar efemérides como el Día de Andalucía o el Día de la Paz.

Es el caso de ‘Las Aventuras de Mozafir’ o ‘El paisaje emocional de las dos orillas’.

Se trata de una obra literaria infantil creada por ERA Cultura, dentro del marco de colaboración con el área de difusión de la Reserva de la Biosfera Intercontinental del Mediterráneo (RBIM), que está orientada a alumnos de educación Infantil, Primaria y el primer ciclo de Secundaria. Su objetivo es transmitir valores como la tolerancia, el respeto a las diferentes culturas, al medio ambiente y a la biodiversidad, tan necesarios dado el difícil momento en que nos encontramos.

La primera parte de la actividad consiste en un cuentacuento. Mozafir es una cigüeña, ave migratoria que en árabe significa ‘viajero’. Nace en el Pico de la Aguja, cerca de Benaocaz y, desde allí, comienza un viaje iniciático que le lleva a sobrevolar los cuatro parques naturales andaluces y el Norte de Marruecos, la zona rifeña. Durante la travesía, interactuará con los humanos y las distintas especies animales que habitan dichas zonas, viviendo grandes aventuras que, a la vez, nos servirán para mostrar nuestro maravilloso Patrimonio Natural, Cultural, Biológico y, por encima de todo, Humano.

La segunda parte consiste en un juego que fusiona el Trivial y el Juego de la Oca. Cuenta con un enorme tablero y un gran dado para que los niños, organizados por grupos, traten de responder correctamente a las cuestiones planteadas en cada turno, y que estarán directamente relacionadas con los temas previamente tratados en el cuentacuento. Si aciertan, repiten tirada, pero si no, deberán pasar a los compañeros.

Todo ello, por supuesto, a través de un lenguaje adaptado a los niños, para que éstos pasen una experiencia inolvidable rodeados de ternura y conocimiento.

La oferta se amplía con otras iniciativas como la de ‘Las Grandes Olvidadas’, especialmente pensada para los alumnos más mayorers. Es un ciclo de conferencias que ahonda en el talento de cuatro mujeres vinculadas a la Generación del 27 pero cuya fama no ha trascendido al nivel de la de sus homónimos varones. Sus nombres son María Teresa de León, Zenobia Camprubí, Josefina de la Torre y Rosa Chacel.

¿Os apetece que vuestros hijos/alumnos vivan una experiencia que enriquezca su Cultura y su conciencia de respeto hacia el Medio Ambiente? Pues sólo debéis poneros en contacto con nosotros a través de alguno de los siguientes canales:

Teléfono: 956 477 035 / Correo electrónico: era@eracultura.com / Página web: www.eracultura.com

¡Os esperamos!

 Etiquetas:

Un acercamiento al origen de la Cerámica en Andalucía Occidental

 8 enero 2015

La riqueza prehistórica en Andalucía es abundante. Eso es algo que nadie pone en duda. El casi millón de años que el hombre lleva poblando estos territorios ha deparado en vestigios que hoy sirven para conocer su evolución tecnológica, a través de unos útiles a los que pronto se uniría cierta intencionalidad artística en según qué manifestaciones.

Multitud de trabajos de investigación han ‘reconstruido’ esta evolución entre el Paleolítico y los metales, pasando por el Neolítico y el Calcolítico. Los instrumentos de piedra y las pinturas rupestres así lo han hecho posible junto a otros restos como el hueso, el marfil o el asta que se completan con descubrimientos como el de la cerámica, ya en el Neolítico.

Es precisamente este último arte el que queremos traer a colación dado el gran protagonismo que tiene en los laboratorios de ERA, pese a no querer obviar una introducción histórica de la que, no obstante, quedan muchos misterios por resolver.

Los especialistas consideran que los recipientes más antiguos bien pudieron consistir en adaptaciones de conchas y caparazones de animales, así como otras materias naturales que por sus oquedades facilitaban tal finalidad, siempre vinculada a actividades concretas como la agricultura o la ganadería. Puede afirmarse que, junto a ellas, la cerámica completaba lo que algunos arqueólogos denominan ‘revolución neolítica’.

La cerámica más antigua surgió en el Próximo Oriente, hacia el VII milenio a. C. Se denomina ‘cardial’ por su decoración a base de círculos dentados plasmados por la impresión de las conchas pertenecientes a este tipo de moluscos –cardium edule-. Si bien es cierto que este tipo se extendería por todo el litoral mediterráneo dos milenios más tarde, excavaciones como las llevadas a cabo por Pellicer y Acosta determinaron en su momento que en esta zona de Andalucía Occidental ya existía otra clase de cerámica en desde el VI milenio.

Éste último tipo cuenta con decoración a base de gruesos cordones e impresiones digitales ganando en protagonismo a las referidas cardiales. En efecto, los recipientes andaluces más antiguos parecen tener impresos forros de cordaje o tiras de cestería, según Corzo, “cuyo relieve se reduce progresivamente hasta adoptar otro descubrimiento: el baño o engobe con pigmentos rojos”. Las incisiones geométricas de la cerámica a la almagra también podrían tener su nacimiento en Andalucía, a juzgar por los estudios efectuados hasta el momento.

En cuanto a su uso, aun es complicado discernir incluso entre los expertos cuáles son de almacenaje, mesa y cocina más allá del sentido común en cuanto a formas y características físicas. Gracias a éstas se ha podido determinar el uso de algunos ejemplares como contenedor de líquidos, o para ingerirlos directamente. Lo que sí se concluye casi con total certeza es una actividad humana cada vez más compleja que, en el caso de la cerámica, requiere de un aprendizaje y dedicación completos por parte del artesano, debiendo éste extraer y depurar el barro como materia prima, preparar el horno, mantener en proceso de cocción y, por último, ejecutar la labor decorativa. Todo ello implicaría una dedicación casi en exclusiva, que obligaría a sus responsables a ser pioneros en negociaciones para obtener productos de primera necesidad a cambio de este trabajo.

Y a vosotros, ¿os interesa la cerámica prehistórica?

 Etiquetas:

Los pequeños del Josefa Mateos (El Cuervo, Sevilla) han venido a visitarnos… ¡y también sus madres!

¡Súper contentos!

Así es como nos sentimos a poco de concluir la semana, y, por extensión, el último mes del año, diciembre, pues a la hora de hacer balance no podemos sino sentirnos halagados por lo bien que nos habéis tratado. Un sentimiento recíproco que cada jornada se repite en ERA entre responsables y visitantes, y que el pasado martes se vivió por partida doble con la visita del CEIP Ana Josefa Mateos de El Cuervo (Sevilla). Porque así es, amigos, ¡desde Sevilla vinieron a visitarnos!

¿Por qué este doblete al que hacemos referencia en el primer párrafo?

Muy sencillo: No sólo los pequeños del colegio disfrutaron como locos con las actividades que les habíamos propuesto. ¡También sus madres y abuelas formaron su propio grupo de trabajo!

Todos desarrollaron los mismos talleres, pero adaptados a diferentes niveles. Ya os hemos dicho dicho muchas veces que en ERA nos adaptamos a la demanda: familias, amigos del instituto, grupos universitarios, expertos o profesionales en la materia que deseen poner en práctica sus conocimientos, ¡todos tienen cabida aquí, en nuestras instalaciones! y todos pueden disfrutar de una jornada cuyo recuerdo sera imborrable en el sentir de quienes la han experimentado.

El día comenzó, como de costumbre, con la pertinente explicación teórica acompañada del diaporama. Había que ponernos en situación, en el pellejo de unos antepasados que cuentan ya con miles de años a sus espaldas y que en este día tan especial, resucitaron para acompañarnos en la travesía por donde discurrirían nuestros amigos y amigas.

Los talleres seleccionados fueron los de Arte Rupestre, Cerámica a mano y Caza. El día no acompañó pero aquí podemos con todo, ahora os enteraréis cómo lo resolvimos 😉

Las risas en el interior de nuestras cabañas fueron una constante a lo largo de toda la mañana. No sabríamos decir si se lo pasaron mejor los peques, o sus madres y abuelas, que escuchaban atentamente a nuestro monitor, Alberto Salas, mientras de cuando en cuando intercambiaban anécdotas sobre su vida cotidiana. Los paralelismos entre su rutina y los modos de vida prehistóricos. El mejor momento llegó al poner en práctica las técnicas aprendidas. Primero, con los pigmentos rojo, amarillo y negro sobre el pliego dispuesto a tal efecto en la pared. Más tarde, al modelar unos artísticos cuencos de barro que se llevarían a sus casas a modo de recuerdo. En última instancia, ¡habilitamos la cabaña para enseñarlos a todos juntos a cazar!. ¡Tal como lo oís!. Fue el momento que más disfrutaron, en familia, junto a los monitores que llevaron con gran profesionalidad el complicado día.

Si queréis comprobarlo de su puño y letra, aquí abajo os adjuntamos las líneas que nos dedicaron.

 

“Bonito, interesante y genial el día que hemos pasado en ERA. Familias, alumnos y tutora nos llevamos unos momentos divertidos donde hemos compartido y aprendido mucho. Muchísimas gracias a todos por vuestra hospitalidad, atención y cordialidad. Gracias por enseñarnos y hacernos partícipes de vuestras actividades.

Fdo: CEIP Ana Josefa Mateos, El Cuervo (Sevilla), Infantil 5 años”

 

Fue verdaderamente emocionante contar con un grupo de señoras que se animaron a experimentar una serie de actividades con las que a veces nos obcecamos en encasillar al público infantil, puesto que su espontaneidad, falta de prejuicios y, ante todo, ganas de pasarlo bien, lograron que disfrutaran más que nadie de estos talleres, adaptados a su edad y, donde además del componente lúdico, reconocieron haberse llevado una serie de conocimientos que de otra forma no habrían adquirido.

 Etiquetas:

Aprendiendo a sobrevivir en la Prehistoria

 14 diciembre 2014

Nos gustaría, en esta entrada, hacer particular inciso en el desarrollo de uno de los talleres favoritos de los estudiantes cuando acuden a ERA como complemento formativo y de ocio.

En concreto, nos detendremos en lo que nosotros denominamos ‘taller de hábitat’, o lo que es lo mismo, transmitir a los pequeños cómo nuestros antepasados eran capaces de sobrevivir, refugiarse y alimentarse aprovechando los recursos naturales que encontraban a su alrededor. Unos recursos directamente extraídos del paisaje autóctono de la zona en cuestión y que, en la actualidad, se ha visto enormemente perjudicado por el crecimiento urbano.

Les explicamos como, desde el Paleolítico inferior, el hombre ha necesitado un lugar donde refugiarse. Algo que, en un primer momento sucedería al aire libre, en abrigos y cuevas naturales durante los momentos de mayor enfriamiento del planeta, o bien, gracias a estructuras improvisadas, fundamentalmente en zonas llanas, que asimismo levantaban con los materiales existentes a su alrededor como madera, piel o huesos.

Es obvio que por su condición de ‘nómadas’ -poblaciones itinerantes-, no permanecían demasiado tiempo en ninguno de estos lugares. Seguían a los animales en sus migraciones, los cuales tenían perfectamente controlados para poder alimentarse de su carne y aprovechar las pieles a modo de abrigo, o como material a la hora de fabricar los citados refugios improvisados. También eran grandes conocedores del ámbito vegetal, sabiendo dónde y cuando podían encontrar los frutos y raíces necesarios para su supervivencia.

Durante la experiencia en ERA, nuestros especializados monitores, muchos de los cuales ya conocéis, hacen especial hincapié en el punto de inflexión que supuso el dominio de las técnicas agrícolas y ganaderas. Algo característico del Neolítico, cuando las poblaciones se hacen sedentarias y, a consecuencia de ello, comienzan a necesitar materiales más sólidos como la piedra o el adobe para la elaboración de sus refugios y que estos conserven su utilidad el mayor tiempo posible.

No os vamos revelar todos los pormenores del taller, porque lo verdaderamente interesante es que los descubráis por vosotros mismos. Pero os recordamos que la privilegiada ubicación de ERA en pleno entorno natural es idónea para que nuestros monitores pongan en práctica todos los conocimientos previamente impartidos al alumnado. Un paseo por las inmediaciones, analizando los distintos tipos de vegetación que los pequeños verán a su paso, o el uso que de cada una de ellos se puede aprovechar a la hora de pasar un día en la Prehistoria son sólo algunas pinceladas de algo que les apasionará experimentar.

Los niños son como esponjas, todos los sabéis, por lo que dada su predisposición a aprender, es el mejor momento para inculcarles valores y conocimientos, así como fomentar su imaginación con cuestiones que, en última instancia y, antes de dejar tiempo para el ocio, deberán resolver por sí mismos para demostrar que verdaderamente han aprovechado la oportunidad que se les brinda.

Casualmente está ahora nuestro compañero concertando un encuentro con un cole de El Cuervo donde, atención, no sólo los pequeños disfrutarán de este taller, o el que ellos seleccionen, ¡sino también sus papás! Porque así es, amigos, en ERA adaptamos nuestro programa a todo tipo de públicos en función de la edad o del nivel académico requerido bajo demanda.

Muy pronto compartiremos la valoración de unos y otros, pero ya está dicho: Si queréis venir a ERA para divertiros, ampliar conocimientos y respirar en mitad de la naturaleza, sólo es necesario que reunáis a un grupo de quince personas con las mismas inquietudes para disfrutar de un día que jamás olvidaréis.

¡Un abrazo!

 Etiquetas: