Categoría: Era en los Medios

Las Grandes Olvidadas de la Generación del 27.

A continuación os presentamos la nota publicada en andaluces.es sobre una actividad realizada por ERA Cultura.

Las grandes olvidadas: se trata de una conferencia más recital, donde presentamos a los participantes la vida, y trayectoria literaria de algunas de las escritoras más importantes de principios del siglo XX en nuestro país. Se dedicaron a la creación literaria de forma brillante, pero la historia las trato mal dejándolas a la sombra de sus maridos, compañeros, etc. María Teresa León, Zenobia Camprubí, Josefina de la Torre y Rosa Chacel son mujeres que traemos como muestra de este olvido.
Se realizó en la Casa de la Juventud de Puerto Real el 20 de noviembre.

Colaboradoras, compañeras inseparables, grandes mujeres tras grandes hombres. Mujeres que, después de 86 años, siguen sin aparecer en la nómina de los autores que formaron la Generación del 27 o en el ambiente cultural de la época. A Federico García Lorca, Rafael Alberti o Pedro Salinas, entre otros, se suman cuatro grandes autoras que, o han pasado desapercibidas, o sólo han sido conocidas por su relación sentimental con grandes escritores.

Se trata de Rosa Chacel, Zenobia Camprubí, María Teresa León y Josefina de la Torre. “Las grandes olvidadas de la Generación del 27”, como reza el estudio que han realizado Miguel Ángel Díaz y Francisco José Pantión, de la empresa gaditana Eracultura, que durante cuatro años han estado investigando las biografías de estas mujeres para “impulsar el conocimiento literario y dar a conocer sus logros entre los más jóvenes y sobre todo para vincularlo a la igualdad”. Sin embargo, “seguimos con una inercia lastimosa”, que provoca que, incluso en los manuales educativos, hoy no aparezcan lo suficientemente representadas.

grandes olvidadas

Entre relatos biográficos y la lectura de sus versos, Pantión y Díaz presentaron la vida de estas intelectuales en una charla-coloquio, que la semana pasada ofrecieron en la Casa de la Juventud de Puerto Real (Cádiz). Un verso del cantautor portuense Javier Ruibal sirvió para dar inicio al repaso de unas vidas fascinantes, trepidantes y hasta completas. No del todo: porque han sido silenciadas y olvidadas. Pero “¿quién no daría la vida por un sueño? Pues estas cuatro mujeres, dieron la suya por conseguirlo”.

Nacidas en el seno de familias que fomentaban la educación, ellas superaron las expectativas familiares y no sólo fueron educadas e instruidas, sino que sobresalieron por encima de la media de muchos hombres. Rosa Chacel, por ejemplo, leía perfectamente a los tres años. Zenobia Camprubí publicó a los 14 años su primer libro en inglés, lengua que dominaba a la perfección. Y aunque la casaron con 17 años, María Teresa León tuvo clara su vocación literaria y sus inquietudes sociales. Por eso, a pesar de los momentos personales que tuvo que vivir -separada de su marido y de sus hijos, obligada por la legislación de la época-, a los 21 años se lanzó a escribir en el Diario de Burgos dejando patente dos constantes en su escritura: la defensa de la mujer y de los sectores sociales más desfavorecidos. Sólo fue el inicio de un trabajo ingente que incluyó cuentos, novelas, ensayo y guiones de cine en más de 25 obras.

Josefina de la Torre fue la única de las cuatro que fue incluida en la Antología de Poesía Española que Gerardo Diego publicó en 1934, donde aparece junto a Ernestina de Champourcín como únicas representantes de la poesía escrita por mujeres. Pero, esta canaria que con 20 años publicó Versos y estampas, con el prólogo de Pedro Salinas, fue una artista completa y conjugó durante toda su vida la escritura con el cine, el teatro, el canto, la dirección o el doblaje. En todo caso, ni siquiera el paso por la mediática pantalla televisiva, en una serie mítica en nuestro país como Anillos de Oro en Televisión Española, o ser la voz española de Marlene Dietrich le supuso el reconocimiento en el imaginario colectivo de nuestra sociedad como una de las artistas más completas de nuestro país.

COMPAÑERAS DE

Porque, “¡cuánta fuerza desarrollaron estas mujeres!”, decía Francisco José Pantión. Sin embargo, la historia, y sobre todo, la dictadura franquista, las silenció, y aún permanecen olvidadas. En la mayoría de los casos, relacionadas con sus parejas: Timoteo Pérez Rubio -artífice del exilio de los cuadros del Museo del Prado durante la Guerra Civil- y marido de Rosa Chacel; Juan Ramón Jiménez -Nobel de Literatura en 1956 y guía para los escritores de la Generación del 27-, marido de Zenobia Camprubí; Rafael Alberti -poeta universal-, de María Teresa León; y Ramón Corroto -menos conocido- de Josefina de la Torre.

Atendiendo a la fama de sus maridos, Zenobia y María Teresa han sido las más populares pero siempre como compañeras, por el expreso reconocimiento de sus maridos como inspiradoras, musas, “facilitadoras” de su obra. Aún hoy, Zenobia aparece como ayudante de su marido en la traducción de la obra del Nobel Rabindranath Tagore, cuando “Juan Ramón no tenía ni papa de inglés”, aunque “ella siempre le otorgaba la calidad literaria de las traducciones”, explicaba Pantión. La doble discriminación por ser mujer y por su ideología, ha estado muy presente en la vida de María Teresa León -responsable desde numerosos organismos de democratizar la cultura, el teatro y las letras y fuerte activista política- y de Rosa Chacel -quien firmó el Manifiesto de los intelectuales antifascistas, colaboró con la prensa republicana e, incluso, trabajó de enfermera, hasta que tuvo que exiliarse como María Teresa-.

Así pues, su legado engloba una producción literaria que abarca distintos géneros, otras disciplinas artísticas y un poso cultural que atesoran las cuatro que no termina de visualizarse aún. Y no porque la luz de sus cónyuges sea demasiado fuerte sino, en parte, por la grandeza de estas mujeres: “…Después de todo, yo soy, en parte, dueña de mi propia vida, y Juan Ramón no puede vivir la suya aparte de la mía. Y yo no acabo de ver ningún ideal que valga el arrojar una vida, pese a todo lo que se proclama. En esta empresa nuestra, yo siempre he sido Sancho”.

 Etiquetas:

EL HORNO ROMANO DEL GALLINERO. VISITABLE

 9 julio 2011
Extracto de noticia de prensa del Diario Bahía de Cádiz del 07/07/2011 con algunas modificaciones debido a imprecisiones, en el transcurso de la semana subiremos un post detallado sobre la restauración del Horno Romano del Gallinero.



El Ayuntamiento puertorrealeño ha inaugurado las obras de reposición y restauración del horno romano del Gallinero que se encuentra en la calle del mismo nombre lindando con Diego Ximénez Ayllón, rodeado por viviendas unifamiliares cercanas al Paseo Marítimo. En el acto que ha dado por concluido un deseado proyecto para la ciudadanía de Puerto Real, ha estado presente la alcaldesa, Maribel Peinado, y sus concejales de Cultura y de Fomento y Desarrollo Económico, Manuel Izco y Francisco Javier Traverso, respectivamente. 

RITA BENÍTEZ, DIRECTORA DE ERA EN AQUI HAY TRABAJO (tve2)

 Categorías: Era en los Medios
 20 junio 2011
Una visión de nuestra empresa desde el punto de vista personal y biográfico de la artífice y alma de este proyecto tan maravilloso que llamamos ERA,  que por su singularidad llama la atención de diferentes medios de comunicación, esta vez es el programa Aqui Hay Trabajo de TVE2 (16-06-2011).