Categoría: Arqueología

ERA Cultura y la musealización de la factoría de salazones del Gades romano

En alguna ocasión os hemos comentado que una de las divisiones más interesantes, a la par que específicas, con la que cuenta nuestra compañía, son las llamadas ‘musealizaciones’.

En efecto, en ERA, contamos con profesionales vinculados al mundo de la Historia, la Arqueología y el Patrimonio, capaces de diseñar una estrategia logística global a la hora de dotar de contenidos a cualquier museo, centro de interpretación o sala de exposiciones cuyo propietario desee poner ese espacio en nuestras manos.

Ejemplo de esto que os relatamos es la experiencia con el museo etnográfico de Medina Sidonia, intenso trabajo con el que ya nos extendimos hace algunas semanas dadas las múltiples satisfacciones que desde el punto de vista profesional nos llegó a brindar, pero también, desde la óptica personal.

Hoy traemos a colación otro de los trabajos de estas características que conforman el currículum de ERA en este área de trabajo, tan valorado por aquellos que en alguna ocasión han requerido de nuestros servicios para hacer de distintas manifestaciones culturales, un espacio visitable, abierto a público y con un diálogo asequible a cualquier sector de la población. Es el caso de las piezas realizadas para la factoría de salazones romana, existente en Cádiz capital, donde nuestros especialistas pusieron todo su empeño para dar como resultado un trabajo a la altura de las circunstancias.

Estos importantes restos arqueológicos permanecieron en funcionamiento entre los siglos I a. C. y IV d. C., coincidiendo su origen con el auge de la ciudad auspiciado por los Balbo. Fueron localizados a mediados de los años 90 en el solar del antiguo Teatro Andalucía, y, tras ser investigados, se descubrió su rol vinculado al proceso de limpieza, troceado y salado del pescado para la fabricación de salazones y salsas. El yacimiento, que forma parte del Conjunto Histórico de Cádiz, está declarado BIC por decreto de la Junta de Andalucía desde 1998.

Dicho complejo se levantó en su día a orillas del antiguo canal Bahía-Caleta que dividía en dos islas a la ciudad: Eryteeia y Kotinussa. Organizada alrededor de un gran patio, contaba con un aljibe en el subsuelo en cuyas paredes se hallaron los dibujos del faro de Gades que actualmente se conservan en el Museo de Cádiz. La zona musealizada consta de un conjunto de piletas de diferentes dimensiones, revestidas de hormigón hidráulico, con los ángulos reforzados para evitar filtraciones y un rebajo central para facilitar su limpieza.

Una serie de paneles divulgativos contextualizan a los visitantes en la orografía y la estructura de la antigua Gades, poniendo de manifiesto la importancia de esta industria e ilustrándoles sobre el complejo proceso de excavación que hubo de llevarse a cabo para su investigación y posterior acondicionamiento.

El papel de ERA aquí consistió en elaborar con gran rigor, réplicas de elementos propios de este contexto espacio-temporal vinculados a la industria salazonera, tomando como base modelos reales y respetando los materiales y las técnicas originales de producción. Así, en el año 2008, nuestros profesionales se pusieron manos a la obra para realizar una colección de ánforas y lucernas romanas decoradas con motivos marinos o las agujas de bronce empleadas en la época para redes y anzuelos. Asimismo se procedió a la reproducción de un tesorillo a base de monedas romanas y una red de cáñamo como las que en su momento iban destinadas a la actividad pesquera.

Un trabajo del que nos sentimos especialmente orgullosos dado el complejo, a la vez que gratificante, trabajo de investigación. Paso previo indispensable a los necesarios para dar como resultado estas piezas de primer nivel, y en las que hemos continuado trabajando hasta el día de hoy a objeto de cubrir las necesidades de diferentes espacios culturales en toda Andalucía. Trabajos de los que en adelante continuaremos poniéndoos al día.

¡Un fuerte abrazo!

 Etiquetas:

Los ‘Enamorados’, un hito en la arqueología gaditana

 Categorías: Arqueología, UCA
 11 diciembre 2014

Son siete años ya los que se han cumplido desde que, en 2007, las obras para contar con un nuevo campo de hockey-hierba en la ciudad de San Fernando, sacaran a la luz uno de los descubrimientos histórico-arqueológicos más importantes de la zona de La Bahía en los últimos tiempos: el núcleo poblacional sedentario más antiguo conocido en todo el archipiélago gaditano, un asentamiento seismilenario sin precedentes en esta zona del sur peninsular.

Las intervenciones acometidas entonces bajo la supervisión del doctor Eduardo Vijande permitieron constatar la existencia de un poblado neolítico distribuido en tres importantes sectores. El primero, residencial. Allí aparecieron las bases de lo que parecen ser las estructuras habitacionales pertenecientes a los primeros pobladores de la Bahía de Cádiz. En el segundo sector fueron documentados, en cambio, cinco pozos de almacenamiento, pero lo más llamativo del hallazgo fue una magnífica necrópolis que, más que por sus dimensiones, destaca por la singularidad de su distribución. Dicho complejo es único en su contexto espacio-temporal por la manera en que se presentan las tumbas, individuales o, a lo sumo, dobles, en contraposición al carácter colectivo de la mayoría de las necrópolis andaluzas pertenecientes a la misma época, donde los restos humanos aparecen mezclados como en los megalitos, o en las cuevas.

Sólo salió a la luz una parte del yacimiento pero, a juzgar por los análisis estratigráficos, se intuye de cierta entidad. En el solar excavado se hallaron en su momento alrededor de 80 enterramientos, más es posible que sigan allí otros tantos, y eso sin contar con el medio centenar que incomprensiblemente se destruyó durante la realización del campo de hockey.

No obstante, los especialistas han tenido la oportunidad de estudiar y documentar de forma aislada a cada uno de los sujetos, en conexión anatómica y con un excelente estado de conservación. Esta disposición de los cuerpos permitió, además, la posibilidad de extraer datos concretos sobre la vida de cada individuo y el sector social al que pertenecían, en base, tanto a la monumentalidad de los sepulcros, como a la riqueza del ajuar con el que en su momento fueron inhumados. Un factor determinante para acabar con el desconocimiento en torno a las primeras desigualdades sociales en la zona.

Dados a los muchos frentes de investigación a los que se prestaba el descubrimiento, éste ha atraído desde entonces a expertos procedentes de todo el mundo, y se ha convertido en el objetivo principal de innumerables proyectos para centros y universidades españolas como las de Alcalá, Granada o Cantabria, además de la propia UCA. El objetivo se centra pues en ampliar la información referente a los primeros pobladores de San Fernando, quienes ya han protagonizado decenas de artículos científico-divulgativos en revistas especializadas y congresos a escala internacional. Tales estudios de laboratorio continúan hoy pese a que la inevitable construcción del campo de hockey-hierba acabara con lo que podría haberse convertido en un atractivo turístico-cultural de primer nivel para la zona, lo cual es esposible gracias a la sustracción de parte de los hallazgos que, aunque descontextualizados, siguen siendo observados bajo el criterio de los especialistas. Ejemplo de ello son los ya icónicos ‘Enamorados’, enterramiento doble que se ha convertido en el mayor símbolo del poblado por la singular disposición de los dos cuerpos cuya relación parental no se conoce aún a ciencia cierta, aunque perfectamente podría corresponder con los roles de padre e hija. El resultado de todas estas investigaciones, y otras que están aún por llegar, convergirán en una monografía coordinada por Eduardo Vijande que espera pronto ver la luz. La misma abarcará todos los estudios que desde 2006 se vienen realizando en áreas tan diversas como la palinología, la arqueofauna, la malacofauna, huellas de uso en conchas, arqueometría, dataciones absolutas, antropología física, industria lítica o cerámica.

A través de ellos se está reconstruyendo el paisaje y el clima que el actual San Fernando poseía en la época del yacimiento a través del análisis de restos de polen contenidos en muestras de sedimento, la fauna contemporánea al mismo incluyendo especies domésticas, el papel de los moluscos, no sólo como como complemento a la dieta alimenticia, sino también su función ornamental o el rol que estos desempañaban en los ritos religiosos. Tales restos también permiten determinar la utilidad de las conchas a la hora de realizar utensilios de trabajo. Los estudios de Arqueometría están permitiendo, asimismo, determinar, a partir de los ajuares encontrados, los materiales exóticos empleados en su elaboración y, por ende, el posible funcionamiento de una red comercial a gran escala, técnicas de navegación avanzadas para su viabilidad y los ya mencionados datos sobre el poder adquisitivo de cada sujeto. Lo más interesante será, sin duda, conocer características concretas tales como el sexo, la edad, las enfermedades padecidas por los individuos enterrados en el recinto o las causas de su fallecimiento, así como los resultados del análisis efectuado sobre las numerosas muestras de industria lítica y cerámica que pudieron localizarse.

Un hallzago sin igual cuyos frutos, esperemos, sean muy pronto publicados para el conocimiento y disfrute de todos. Aquí, en ERA, nos mantendremos a la expectativa.

 Etiquetas:

Nuestra gerente, Rita Benítez, presente en la 3ª jornada sobre sensibilización y puesta en valor del Acueducto de Gades

El origen del Acueducto de Gades. Su naturaleza. Qué partes han sobrevivido a lo largo de todo estos años o sus posibilidades explotación y puesta en valor. Son algunas de las cuestiones sobre las que un equipo compuesto por técnicos y profesionales vinculados al área del Patrimonio Cultural, trataron de dilucidar en la última de las jornadas hasta ahora celebradas en torno a dicho monumento, dentro del Proyecto ‘Aqua Ducta’.

Y como no podía ser de otra manera, nuestra gerente, Rita Benítez Mota estuvo allí, como profesional de la Cultura en la provincia y en representación de esta entidad.

La cita, que tuvo lugar entre el Cortijo de Rojitán y el Salón de Actos Municipal de San José del Valle el pasado jueves, 4 de diciembre, contó con varias sesiones de debate y trabajo en equipo que se iniciaron, tras el correspondiente saludo de bienvenida, con la charla impartida por el profesor de la Universidad de Cádiz y director del Proyecto, Lázaro Lagóstena, sobre el pasado y el presente de este bien cultural. Después de varios coloquios sobre diferentes aspectos relacionados con el mismo, los participantes procedieron a efectuar la visita a los restos existentes en el manantial de Tempul.

Tras el almuerzo, el equipo de Aqua Ducta impartiría la conferencia titulada ‘El acueducto romano de Gades’, continuación, en cierto modo a los dos primeros encuentros de información, divulgación y debate celebrados en la campiña de Cádiz y Torrecera respectivamente. Expertos, técnicos y políticos participan en estas jornadas que giraron en torno a las posibilidades de explotación, centrándose en la necesidad de avanzar en modelos educativos de uso público y potencial turístico y colaborando con los propietarios de las fincas por las que transcurre el Acueducto para a analizar las opciones plausibles en relación a la custodia del territorio.

Posteriormente, las charlas continuarían alrededor de la recuperación del Acueducto de Gades, enfatizando en el paraje de Los Arquillos. Se incidió entonces en la necesidad de contar con un análisis estratégico concreto, las vías para su desarrollo y lo más importante: la concienciación de la población local respecto a la importancia histórica de este bien, a través de la divulgación y el conocimiento, para fomentar un sentimiento de identidad entre el mismo y el territorio. Se trataba de cómo los locales podrían llegar a empatizar con este legado de primer orden.

La campiña de la provincia de Cádiz está atravesada por el antiguo acueducto romano que abastecía a la ciudad de Gades. Se trata de una obra de una longitud superior a los 75 km que tiene su inicio en la Sierra de las Cabras (San José del Valle) y llega hasta la actual ciudad de Cádiz, representando por su recorrido y técnicas constructivas una de las infraestructuras hidráulicas más relevantes de la Hispania romana. A lo largo de su trazado, el acueducto fue salvando diversos obstáculos geográficos, desde los relieves inestables formados por yesos del Trías, pronunciados cambios de pendientes y vaguadas, o espacios ocupados por marismas.

Esta construcción, para quienes no lo sepan, abastecía de agua a la antigua Gades atravesando la campiña gracias a sus 75 kilómetros de longitud entre la Sierra de las Cabras (San José del Valle) y la propia capital. Su recorrido y las técnicas empleadas en su construcción lo convierten en una de las estructuras hidráulicas más importantes de la Hispania romana. Para salvar los obstáculos del terreno, se pusieron en práctica diversas soluciones tales como sifones invertidos, túneles o minas a más de 25 metros de profundidad, tuberías a presión, acanales de agua rodada, puentes y arcadas. Servía, además, como herramienta de ordenación del territorio contribuyendo así a configurar la provincia de Cádiz, que no podría entenderse de la misma forma sin su presencia.

Más información en el blog oficial del Proyecto: http://aquaducta.blogspot.com.es

 Etiquetas:

El Arte fenicio-gaditano, nuestra inspiración, nuestra pasión

 4 diciembre 2014

Todos los estudios histórico-artísticos efectuados hasta la fecha sobre la protohistoria andaluza coinciden en la existencia de un foco que marcaría los patrones estilísticos e iconográficos de producción. Según el historiador Ramón Corzo, existen múltiples evidencias de que este foco no era otro que el Gadir fenicio, centro de control económico en el Atlántico y puerto de llegada para los productos orientales.

Así, desde como mínimo el siglo VIII a. C. y hasta varios después de la llegada de los romanos, perdurará esta industria, exótica y atractiva para las poblaciones indígenas que ocupaban la zona en este período, especialmente en el siglo VI a. C. El motivo principal eran los productos ‘preciosos’ -Athyrmata, en palabras de Homero-, orfebrería y cerámica elaboradas in situ más importaciones orientales. Muchas de estas piezas poseen claro aire egiptizante, lo que pone de relieve las relaciones con los comerciantes fenicios del delta del Nilo.

La acción de las mareas o el empleo de la zona como cantera desde fines de la era romana son algunos de los factores que provocaron el aterramiento del canal Bahía-Caleta y la desaparición casi absoluta del Cádiz fenicio, atestiguado por muchos años gracias a los restos hallados en las necrópolis, en las inmediaciones de donde hoy se alzan los castillos de Santa Catalina y, más recientemente, con las investigaciones en el yacimiento arqueológico ‘Teatro de Títeres de la Tía Norica’. Los hallazagos documentados en todos estos enclaves hablan de un estilo de producción propio, aunque abierto a diversas influencias. Muchas de estas piezas, especialmente las de orfebrería, tales como lámparas, quemadores de perfume, jarros o fuentes, tenían gran filón comercial de cara a los jefes indígenas, que, a cambio de metales preciosos, deseaban sentirse rodeados de lujo oriental.

Otra de las artesanías protagonistas en la cultura fenicio-gaditana fue la eboraria, es decir, elementos realizados en materiales como marfil o hueso. Esta producción era especialmente famosa en Oriente recibiendo encargos por parte de los reyes asirios para decorar sus propios palacios. Los hallazgos gaditanos dan fe de una homogeneidad local diferente a la anterior que convierten esta zona en el taller occidental de los marfiles fenicios. Las placas elaboradas en este material, cuya decoración se realizaba a base de incisiones, al contrario que los bajorrelieves orientales, imitaban, sin embargo, los motivos de estos, entre ellos, todo tipo de animales fantásticos y vegetales estilizados.

Como decíamos más arriba, el ámbito artesanal más importante fue, sin embargo, el de la orfebrería, algo alimentado por el hecho de que la Península era la única región mediterránea con una producción importante de oro. Los talleres adoptaron, en muchos casos, la iconografía oriental y técnicas minuciosas como la filigrana o el granulado.

Son sólo algunas pinceladas las que os ofrecemos hoy, desde el blog de ERA Cultura, para recordar nuestra implicación para con la Cultura, el Patrimonio, la Historia del Arte en Andalucía y, más especialmente, en la provincia de Cádiz. Aquí es donde desarrollamos nuestra labor de dinamización de enclaves históricos, proyectos de musealización o visitas guiadas. Reproducciones artesanales, como las que os mostramos ayer y, por supuesto, talleres con los que desde nuestras instalaciones tratamos de poner en práctica todos estos conocimientos.

¡Aquí seguimos! 956 477 035 / era@eracultura.com

 Etiquetas:

Prehistoria, Antigüedad y Medievo protagonizan la actualidad cultural

 Categorías: Arqueología, Museos, Noticias
 27 noviembre 2014

En ERA nos preocupamos de estar al día de la actualidad relacionada con nuestro ámbito, siguiendo diariamente las principales noticias de los diarios nacionales y provinciales, así como de publicaciones y revistas especializadas.

Hagamos un repaso de los principales casos que han llenado las páginas de los periódicos durante los últimos días:

Cada vez más indicios apuntan la posibilidad de que el Imperio Romano llegara a las Islas Canarias estableciendo un contacto con los aborígenes de la zona. Esta teoría se ha visto reforzada gracias a los restos hallados en la Isla de Lobos, Fuerteventura, donde se han encontrado vestigios de un posible yacimiento estacional romano con restos de muros y estructuras habitacionales, diversos utensilios -entre ellos, una lucerna en buen estado de conservación-, y, lo más importante, mucha cerámica que los investigadores asocian con la industria de la púrpura, cuyos teñidos eran considerados signo de prestigio y distinción social. Se da la circunstancia de que muchas factorías destinadas a su extracción, a partir de moluscos, fueron ubicadas en la costa africana-atláncia y de la Mauritania-Tingitana, lo que dada su cercanía con las Canarias ha hecho que la hipótesis adquiera peso entre los especialistas.

Continuad leyendo aquí

Se cumplen 510 años desde el fallecimiento de la Reina Isabel La Católica, cuyos restos reposan justo a los de su marido, Fernando El Católico, su hija, Juana ‘la loca’ y su yerno, Felipe ‘el hermoso’ en la Capilla Real de Granada. Isabel I de Castilla, como oficialmente se la conoció, fue reina de Castilla entre 1474 y 1504. Su casamiento supuso, más tarde, el acercamiento entre los reinos de Castilla y Aragón, así como el primer paso para la unión de toda la península que llegaría de manos de su bisnieto, Felipe II. Las fuentes la describen como una mujer de fe, sobria, discreta y responsable, fiel a sus obligaciones. Entre sus hitos más importantes se encuentran la conquista del Reino Nazarí de Granada, último reducto de los musulmanes en la península, quienes se vieron obligados a emigrar o a convertirse al Cristianismo, así como el apoyo brindado a Cristóbal Colón en en las expediciones que le llevarían a descubrir América.

¿Queréis saber más?

A poco de cumplirse otro aniversario,  el V Centenario de la llegada del conquistador español Hernán Cortés a tierras mexicanas, comienzan a perfilarse actos aislados para recordar la efemérides que, no obstante, carece aún de un programa de actos oficial. Así, el Centro Arte Canal, en Madrid, prepara una muestra que se inaugurará a principios de diciembre con 400 piezas procedentes de medio centenar de museos, tanto españoles como mexicanos, a objeto de mostrar una visión sobre los acontecimientos históricos acontecidos a partir de su arribo a las costas del nuevo continente y el choque entre ambas culturas, la mesoamericana y la europea. La exposición, que permanecerá abierta hasta mayo del próximo año, contará así con importantes piezas como una pirámide azteca a escala, el mapa de Juan de la Cosa -el primero donde aparece el continente americano- e, incluso algunas procedentes del Instituto Nacional de Antropología de Historia de México, que acaba de presentar la restauración de la mortaja funeraria del propio Hernán Cortés.

Seguid leyendo…

– Cerramos retrocediento en el tiempo hasta la era paleolítica, y trasladándonos a las cuevas de Altamira, ya que, según publica hoy El País, Cultura ha defendido con sus investigaciones, frente a la UNESCO, las visitas a la cueva original, declarada ‘Patrimonio de la Humanidad’ y reabierta al público -de una forma muy controlada- el pasado febrero, tras 12 años recibiendo únicamente la visita de equipos especializados de investigación. Según este informe, presentado el martes en París, el controlado protocolo de visitas semanales a la cueva -cinco turistas seleccionados por sorteo-, no influye en el ecosistema de la misma. Unas conclusiones que contradicen a las que el CSIC extrajo en 2012, según las cuales, se desaconsejaba toda entrada al recinto que no fuese esencial para su conservación. Las visitas continuarán, en régimen experimental, hasta Febrero de 2015. Es entonces cuando el Patrimonio de Altamira deberá decidir sobre su continuidad.

Aquí los pormenores.

¡Un saludo a todos!

 Etiquetas: