Categoría: Arqueología

Los mosaicos romanos, joyas de nuestro pasado

La Arqueología española está de luto desde que el pasado martes, 10 de marzo, quedara destrozado el mosaico romano ‘Annus’, de Écija, a manos de unos vándalos que ya han sido localizados por la policía junto con la mayoría de las teselas que componían esta pieza de gran valor por su singularidad artística. Esta singularidad, que hace al mosaico único en España y entre los cuatro conservados de su género a nivel mundial, radica en el carácter de imagen invertida que lo preside, que puede percibirse como un efebo o un anciano en función de la perspectiva de observación.

Las últimas noticias, en cambio, son alentadoras en cuanto a su posible recuperación, primeramente declarada “inviable” al creerse pulverizadas las teselas que, no obstante, han aparecido en posesión de uno de los implicados, permitiendo a los especialistas comenzar una campaña de restauración que va para largo y será posible gracias al sistema de crowfunding o “micromecenazgo”. Una interesante y efectiva vía para recaudar fondos a base de pequeñas aportaciones que se ha puesto de moda con excelentes resultados a raíz de la era virtual.

Desde ERA queremos brindar nuestro apoyo a la ciudad de Écija y el deseo de que los profesionales encargados de la restauración puedan, al menos, dejar el mosaico en un estado lo más próximo posible al que presentaba antes del expolio. Pues con su destrozo y esta parte de la historia del municipio perdida, habrá menos visitas, menos movimiento económico y, aunque deseamos todo lo contrario, menos puestos de trabajo. Porque la Cultura no sólo es Cultura, también uno de nuestros principales motores de empleo -lo decimos con conocimiento de causa-.

Pero entrando en materia, y en homenaje a este daño, esperemos que reversible, vamos a hacer un breve repaso a los mosaicos que los romanos dejarían a su paso por Hispania, uno de los legados más importantes de la Antigüedad y, más concretamente, en esta zona de la Bética. La principal característica de esta técnica decorativa, la de los mosaicos, es su uso destinado a mitos y narraciones difícilmente representables en escultura, y que encontraban tanto en ésta como en la pintura la forma más idónea de ofrecer una fácil lectura amén de estética.

El tipo de pavimento y el mecanismo de creación de estas joyas varía en función del uso del espacio al que estén destinadas -hablamos de los mosaicos dispuestos sobre solares, ya que los existentes en paredes y bóvedas apenas han llegado a nuestros días-. Los destinados a lugares públicos, afectados por un mayor desgaste a cuenta del tránsito ciudadano, aparecen compuestos de placas mayores, formando figuras geométricas fáciles de recomponer y/o limpiar a base de pulimentos sucesivos. Los más minuciosos, a base de pequeñas teselas, son los destinados, en cambio, a las viviendas particulares. En ambas tipologías destacan, dentro de la Bética, las provincias de Sevilla y Córdoba -haciendo especial mención a Écija en recuerdo a su reciente pérdida-.

Las técnicas más antiguas consistían en enriquecer la solería mediante la incrustación de pequeños cubos de mármol blanco sobre superficies de color rojo almagra. En grandes superficies se hizo común el empleo de losas del mismo material, recortadas con forma de figuras geométricas combinadas, “a modo de las grandes alfombras policromadas” según Ramón Corzo, en búsqueda del efecto ornamental. Ya en época imperial, y para cubrir extensos espacios públicos como las termas, se ponen de moda los conocidos como ‘mosaicos bícromos’, en blanco y negro, nutridos a base de temas míticos como los relacionados con el dios Neptuno. Eran más baratos que los polícromos, no obstante, más abundantes y con todo tipo de decoraciones, tanto geométricas como figurativas de grandes grupos y escenas. Lo común es encontrar composiciones geométricas con varios espacios que, a su vez, contienen escenas de temas relacionados entre sí. En la provincia de Cádiz tenemos ejemplos como los de Marchenilla (Jimena de la Frontera), el Santiscal (Arcos de la Frontera) o Libreros (Vejer de la Frontera).

Son sólo unas breves pinceladas que ponen de relieve la historia que hay detrás de este rico Patrimonio que debemos investigar, conservar y dar a conocer. Es la base de la concienciación ciudadana, de la prevención de riesgos empujados por el desconocimiento.

Así lo consideramos. Y también lo ponemos en práctica a través de la Arqueología experimental. Porque en ERA no sólo nos centramos en la Prehistoria. También en la Protohistoria y en el Mundo Clásico, sin obviar la romanización. Nuestros usuarios tienen la opción de aprender técnicas como las de realización de frescos, mosaicos, e incluso perfumes, talleres, todos ellos, que realizábamos en enclaves como Baelo Claudia o Carteia y continuaremos ofertando aquí, en nuestras instalaciones de El Marquesado, ¿te animas? 😉

 Etiquetas:

Una prestigiosa publicación francesa pone de relieve la importancia arqueológica del yacimiento neolítico ‘Campo de Hockey’

 Categorías: Arqueología, Museos, Noticias, UCA
 5 marzo 2015

La riqueza y la singularidad del yacimiento neolítico ‘Campo de Hockey’ descubierto en 2007 en el término municipal de San Fernando, continúa suscitando el interés de profesionales y publicaciones especializadas de todo el planeta. A pesar de no haber sido convenientemente puesto en valor -sólo se rescataron parte de los hallzagos, mientras el resto acabó destruído, sepultado o, sencillamente, nunca desenterrado-, el equipo de arqueólogos que se encargó de su investigación bajo la dirección del Doctor en Prehistoria Eduardo Vijande Vila, continúa luchando por la divulgación de este importante descubrimiento, único por sus características en la mitad sur de la Península Ibérica.

Recientemente hemos tenido noticia de que la prestigiosa revista francesa ‘Comptes Rendus Palevol’, de la Academia de las Ciencias de Francias, ha puesto su punto de mira en este importante yacimiento gracias al esfuerzo del citado equipo en el que se incluyen nombres como los de Salvador Domínguez-Bella, Juan Jesús Cantillo Duarte, Javier Martínez Lópe y Antonio Barrena Tocino, además del propio Vijande: “Social inequalities in the Neolithic of southern Europe: The grave goods of the Campo de Hockey necropolis (San Fernando, Cádiz, Spain)”.

Dicho artículo se centra, ante todo, en los ajuares exóticos de la necrópolis, es decir, la parte más destacada del núcleo poblacional por presentar un tipo de práctica funeraria diferente al de la mayoría de sus homónimas andaluzas. Esta singularidad radica en que las tumbas que la componen son individuales -a lo sumo, dobles o triples-, mientras lo habitual en las sociedades de aquella época eran los enterramientos comunes en dólmenes y cuevas. Ocho decenas son aproximadamente la cantidad de enterramientos descubiertos, gracias a los cuales han podido extraerse diversas e interesantes conclusiones. Por ejemplo, la existencia de otro concepto de sociedad distinta a las ya documentadas en el mismo contexto espacio-temporal, e incluso indicios de desigualdades sociales dentro de la misma en función de la monumentalidad de las inhumaciones.

Uno de los aspectos más interesantes de la investigación es la posibilidad de documentar aisladamente a los distintos individuos, en conexión anatómica y bajo un excelente estado de conservación, permitiendo determinar además qué ajuar corresponde a cada uno de ellos. El protagonismo del artículo se centra, de hecho, en el análisis de estos ajuares, y, principalmente, del material con el cual fueron fabricados. Cabe destacar que las tumbas más elaboradas presentan elementos “exóticos”: rocas y minerales como ámbar, variscita o turquesa, cuyo contexto natural se aleja considerablemente de la actual Provincia de Cádiz. La Sierras Morena y de Guadarrama constituyen la teoría más plausible sobre la procedencia del material de las hachas halladas, mientras los elementos de ámbar se creen importados desde zonas como el actual Portugal, el norte de España e incluso la Isla de Sicilia. Todas estas teorías no son simples conjeturas, sino el fruto de mútiples analíticas realizadas en la Unidad de Geoarqueología y Arqueometría Aplicadas, así como en los Servicios Centrales de Ciencia y Tecnología de la Universidad de Cádiz, siendo dirigidas por los profesores Domínguez-Bella y Martínez.

El exotismo de estos elementos -así lo indica Vijande-, evidencia además otra importante teoría: el control de ciertas técnicas de navegación que posibilitaran intercambios comerciales en una zona que hace 6000 años era una completa isla rodeada por agua -y no por las marismas que se han ido conformando a través de los siglos debido a la acumulación de lodos-.

Debe recordarse que, además de esta magnífica necrópolis -situada en la zona baja del conjunto-, fueron documentadas dos áreas más dentro del poblado: una alta habitacional donde se documentaron dos fondos de cabaña y una zona media con cinco pozos de almacenamiento, es decir, con carácter funcional. Tristemente, sólo ‘Los Enamorados’ -enterramiento doble más mediático del hallazgo- se encuentran actualmente musealizados en el Museo Histórico de San Fernando, lejos de un contexto propio que podría haberse convertido en un verdadero parque arqueológico para disfrute y conocimiento de todos los amantes de la Prehistoria reciente.

 Etiquetas:

El grabado neandertal de Gorham’s Cave, entre los 10 descubrimientos científicos del año según la revista frabcesa ‘La Recherche’

 Categorías: Arqueología, Publicaciones
 16 febrero 2015

El arqueólogo Fran Giles, amigo de la casa, ha compartido con nosotros la interesante nota que pasamos a transcribir a continuación.

Gibraltar 1848, en la Cantera de Forbes (Forbes´ Quarry) durante los trabajos de extracción de piedra, la casualidad quiso que se hallase accidentalmente uno de los primeros restos fósiles de la especie Homo neanderthalensis, pero no fue hasta 1864 cuando fueron descritos como pertenecientes a una especie diferente a la nuestra en la British Association for the Advancement of Science y denominada, en un principio, como Homo calpicus, atendiendo al nombre latino “Calpe” que recibió Gibraltar. Esta nomenclatura no pudo ser utilizada, ya que esta nueva especie había sido bautizada recientemente como Homo neanderthalensis a partir de los fósiles descubiertos en 1856 en la Cueva de Feldhofer, en el valle del Neander (Alemania).

Transcurridos más de 150 años de estos descubrimientos aún seguimos discutiendo acerca de importantes cuestiones sobre esta especie, el hombre de neandertal, siendo la complejidad de sus capacidades cognitivas uno de los temas en torno a los que giran estos interminables debates, uno entre mucho, ya que podemos sumar su origen así como la causa y momento de su extinción, y es tras este siglo y medio, cuando las cavidades de Gibraltar vuelven a aportar hallazgos e investigaciones cruciales para el conocimiento de esta especie.

Este año 2014 ha sido publicado en la revista PNAS, el descubrimiento y estudio de un grabado neandertal en la superficie de la roca de la Cueva de Gorham. Compuesto por trece ranuras entrecruzadas conformado a partir de líneas paralelas cortadas por otras casi perpendiculares, de apariencia profunda y precisa siguiendo un esquema aparentemente bien organizado en su distribución geométrica. Este hallazgo ha sido recientemente calificado como uno de los diez descubrimientos científicos más importantes de 2014 por la revista de actualidad científica francesa La Recherche. El carácter antrópico, no casual o accidental de estos trazos se ha comprobado tras la realización de una serie de análisis: microscópico, morfológico, químico geológicos, así como su posterior comparación experimental y tafonómica que revela que estos surcos fueron grabados con un artefacto lítico tallado conformando una punta robusta, seguramente preparada intencionalmente para realizar este trabajo.

Estos análisis también revelaron que para la ejecución de estos surcos se tuvo que repasar el trazo más de 50 veces con movimientos repetitivos y unidireccionales (sin movimiento de ida y vuelta), siendo esta última característica la que descarta que estas líneas fueran causadas accidentalmente por alguna tarea sobre piel, roca u otro material. Tanto por su forma de elaboración como por la ausencia de cualquier otra marca que revele cualquier proceso productivo, se probaría que estamos ante un motivo o forma de carácter decorativo o simbólico atendiendo a los términos generales de esta acepción.

Este grabado fue descubierto tras la excavación de un nivel sedimentario que lo sellaba, este contiene restos de industria lítica, adscrita al Musteriense (con útiles como raederas y con el uso de la técnica levallois y discoide), depósito formado en una amplia horquilla temporal pero cuya datación más antigua es de 39.000 años cal. BP, lo que conlleva una datación mínima de este grabado anterior a esta fecha.

Su función y capacidad representativa puede ser objeto de innumerables especulaciones y conjeturas, pero sin entrar en estos detalles, es este un descubrimiento que sin duda, viene a ampliar el repertorio de hallazgos que nos abren la puerta hacia la mente de los neandertales, sus capacidades cognitivas y su pensamiento simbólico. Las investigaciones realizadas en los últimos años en las cavidades gibraltareñas, especialmente en Gorham´s y Vanguard Caves han puesto de manifiesto diferentes comportamientos por parte de los neandertales que hasta no hace mucho sólo eran adscritos al Homo sapiens, como es la explotación del medio marino y costero con el consumo de moluscos como lapas y mejillones junto con el de delfines, atunes y focas monje, el consumo, y se entiende que su caza, de presas de pequeño tamaño, como el conejo o incluso aves como la paloma salvaje, a lo que debemos sumar el procesamiento de plumas de córvidos y buitres con una más que posible funcionalidad ornamental y simbólica.

El espectacular paraje en el que se encuentran estas cavidades, en la cara Oeste del peñón, en la actualidad conserva muchos aspectos medioambientales y geológicos que nos acercan al paisaje en el que hace milenios vivió el hombre de neandertal. Hoy día podemos conocerlo a través del estudio del registro hallado en el interior de las cuevas y comprobar como gran parte de este: flora y fauna aún está presente, es por todos estos valores por los que en la actualidad este conjunto de cavidades se encuentra nominado para ser declarado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

El artículo original puede descargarse en el siguiente enlace:

http://www.pnas.org/content/111/37/13301.full.pdf+html

En la figura: Grabado neandertal de Gorham´s Cave.

© Fran Giles, SCCO Archaelogist Palaeolithic

 Etiquetas:

Un acercamiento al origen de la Cerámica en Andalucía Occidental

 8 enero 2015

La riqueza prehistórica en Andalucía es abundante. Eso es algo que nadie pone en duda. El casi millón de años que el hombre lleva poblando estos territorios ha deparado en vestigios que hoy sirven para conocer su evolución tecnológica, a través de unos útiles a los que pronto se uniría cierta intencionalidad artística en según qué manifestaciones.

Multitud de trabajos de investigación han ‘reconstruido’ esta evolución entre el Paleolítico y los metales, pasando por el Neolítico y el Calcolítico. Los instrumentos de piedra y las pinturas rupestres así lo han hecho posible junto a otros restos como el hueso, el marfil o el asta que se completan con descubrimientos como el de la cerámica, ya en el Neolítico.

Es precisamente este último arte el que queremos traer a colación dado el gran protagonismo que tiene en los laboratorios de ERA, pese a no querer obviar una introducción histórica de la que, no obstante, quedan muchos misterios por resolver.

Los especialistas consideran que los recipientes más antiguos bien pudieron consistir en adaptaciones de conchas y caparazones de animales, así como otras materias naturales que por sus oquedades facilitaban tal finalidad, siempre vinculada a actividades concretas como la agricultura o la ganadería. Puede afirmarse que, junto a ellas, la cerámica completaba lo que algunos arqueólogos denominan ‘revolución neolítica’.

La cerámica más antigua surgió en el Próximo Oriente, hacia el VII milenio a. C. Se denomina ‘cardial’ por su decoración a base de círculos dentados plasmados por la impresión de las conchas pertenecientes a este tipo de moluscos –cardium edule-. Si bien es cierto que este tipo se extendería por todo el litoral mediterráneo dos milenios más tarde, excavaciones como las llevadas a cabo por Pellicer y Acosta determinaron en su momento que en esta zona de Andalucía Occidental ya existía otra clase de cerámica en desde el VI milenio.

Éste último tipo cuenta con decoración a base de gruesos cordones e impresiones digitales ganando en protagonismo a las referidas cardiales. En efecto, los recipientes andaluces más antiguos parecen tener impresos forros de cordaje o tiras de cestería, según Corzo, “cuyo relieve se reduce progresivamente hasta adoptar otro descubrimiento: el baño o engobe con pigmentos rojos”. Las incisiones geométricas de la cerámica a la almagra también podrían tener su nacimiento en Andalucía, a juzgar por los estudios efectuados hasta el momento.

En cuanto a su uso, aun es complicado discernir incluso entre los expertos cuáles son de almacenaje, mesa y cocina más allá del sentido común en cuanto a formas y características físicas. Gracias a éstas se ha podido determinar el uso de algunos ejemplares como contenedor de líquidos, o para ingerirlos directamente. Lo que sí se concluye casi con total certeza es una actividad humana cada vez más compleja que, en el caso de la cerámica, requiere de un aprendizaje y dedicación completos por parte del artesano, debiendo éste extraer y depurar el barro como materia prima, preparar el horno, mantener en proceso de cocción y, por último, ejecutar la labor decorativa. Todo ello implicaría una dedicación casi en exclusiva, que obligaría a sus responsables a ser pioneros en negociaciones para obtener productos de primera necesidad a cambio de este trabajo.

Y a vosotros, ¿os interesa la cerámica prehistórica?

 Etiquetas:

El valor del Patrimonio, una cascada de sentimientos encontrados

 Categorías: Arqueología, Educación, Noticias
 18 diciembre 2014

Comprometidos siempre con la actualidad cultural, en ERA permanecemos al día de todos los acontecimientos concernientes al Patrimonio de la zona, con el que estamos vinculados tanto profesional como sentimentalmente.

Es por eso que de cuando en cuando consideramos oportuno dedicar una entrada a las últimas noticias, unas buenas y otras no tanto, que llenan de comentarios los periódicos y las redes sociales del momento.

En este caso tenemos que empezar, sin lugar a dudas, felicitando a nuestros vecinos de Tarifa por la reciente localización, en uno de los tramos de su muralla medieval, de la mítica Puerta de Santiago que en su momento atravesaron las tropas cristianas de Sancho IV ‘El Bravo’.

Aunque existían indicios documentales y bibliográficos de su existencia, los responsables del hallazgo han declarado que fue éste no fue intencionado, sino que sucedió de manera totalmente fortuita en el transcurso de las obras de restauración del citado monumento.

Tras extraer los añadidos de mampostería se dio así con un habitáculo interior donde pueden contemplarse tanto el dintel como el marco del postigo, al parecer, íntegro salvo por la deformación que sufren sus extremos. Un problema que será resuelto por los técnicos encargados de recuperar su aspecto original, y abrir así la puerta al tránsito ciudadano como nexo entre el barrio de Jesús y el paseo hacia la Caleta.

Es evidente es el auge que está viviendo el Patrimonio Histórico de Tarifa con las obras sobre el castillo, la Torre del Miramar y, por supuesto, la muralla, que ha traído consigo esta grata sorpresa. ¡Felicidades!

Triste es sin duda el reportaje recientemente publicado por Diario de Cádiz donde se trata el tema de los yacimientos arqueológicos expoliados, principalmente, en la Sierra de Cádiz. Enclaves históricos que, en época de bonanza económica contaban con su propio centro de interpretación, visitas guiadas y la consecuente vigilancia, pero que ahora sólo son vistos como suculentas ruinas para muchos ‘cazatesoros’.

Y nos referimos a ello como algo “triste” porque, aunque en algunos casos tal actividad, penada por la Ley, es llevada a cabo por personas sin escrúpulos que disfrutan guardando para sí las piezas arqueológicas que encuentran, u otras que viven como reyes a base de un mercado negro perfectamente organizado, también hay casos donde civiles, cansados de buscar un trabajo que no llega, no ven otra solución que intentar dar con algún objeto gracias al que poder comer… unos cuantos días.

De cualquier forma es una labor encomiable la que realizan los miembros del Seprona, encargados de patrullar yacimientos, como por ejemplo, los restos romanos de Carissa Aurelia, entre los términos municipales de Espera y Bornos, donde cuatro chicos hallaron hace días algunas piezas de cerámica y metal ya incautadas por la Guardia Civil.

¿Cuándo verán nuestros gobernantes la inversión en este tipo de yacimientos como una oportunidad, y no como un freno para el desarrollo de cualquier ciudad?

Y de lo triste pasamos a lo preocupante en el sentir de muchos, incluso al enfado, pues recientemente se ha publicado en prensa la localización de una nueva necrópolis en el solar de San Fernando donde antaño se alzara el polígono naval de tiro ‘Janer’. Aún no se han llevado a cabo las investigaciones necesarias para determinar el grado de importancia de estas tumbas, pero a juzgar por algunos de los restos hallados en sus inmediaciones, bien podrían ser de época púnica.

De momento, las obras para construir el nuevo complejo comercial ansiado por el Ayuntamiento isleño están paralizadas a la espera de resultados más concretos, pero de seguir la estela de muchos precedentes cuya importancia no fue tenida en cuenta -por ejemplo, el yacimiento neolítico ‘Campo de Hockey’-, podría perderse o desaprovecharse otro de los importantes focos arqueológicos que pueblan la antigua isla de Antípolis.

Fotografía perteneciente a este sitio.

 Etiquetas: