Categoría: Arqueología experimental

Los pequeños del Josefa Mateos (El Cuervo, Sevilla) han venido a visitarnos… ¡y también sus madres!

¡Súper contentos!

Así es como nos sentimos a poco de concluir la semana, y, por extensión, el último mes del año, diciembre, pues a la hora de hacer balance no podemos sino sentirnos halagados por lo bien que nos habéis tratado. Un sentimiento recíproco que cada jornada se repite en ERA entre responsables y visitantes, y que el pasado martes se vivió por partida doble con la visita del CEIP Ana Josefa Mateos de El Cuervo (Sevilla). Porque así es, amigos, ¡desde Sevilla vinieron a visitarnos!

¿Por qué este doblete al que hacemos referencia en el primer párrafo?

Muy sencillo: No sólo los pequeños del colegio disfrutaron como locos con las actividades que les habíamos propuesto. ¡También sus madres y abuelas formaron su propio grupo de trabajo!

Todos desarrollaron los mismos talleres, pero adaptados a diferentes niveles. Ya os hemos dicho dicho muchas veces que en ERA nos adaptamos a la demanda: familias, amigos del instituto, grupos universitarios, expertos o profesionales en la materia que deseen poner en práctica sus conocimientos, ¡todos tienen cabida aquí, en nuestras instalaciones! y todos pueden disfrutar de una jornada cuyo recuerdo sera imborrable en el sentir de quienes la han experimentado.

El día comenzó, como de costumbre, con la pertinente explicación teórica acompañada del diaporama. Había que ponernos en situación, en el pellejo de unos antepasados que cuentan ya con miles de años a sus espaldas y que en este día tan especial, resucitaron para acompañarnos en la travesía por donde discurrirían nuestros amigos y amigas.

Los talleres seleccionados fueron los de Arte Rupestre, Cerámica a mano y Caza. El día no acompañó pero aquí podemos con todo, ahora os enteraréis cómo lo resolvimos 😉

Las risas en el interior de nuestras cabañas fueron una constante a lo largo de toda la mañana. No sabríamos decir si se lo pasaron mejor los peques, o sus madres y abuelas, que escuchaban atentamente a nuestro monitor, Alberto Salas, mientras de cuando en cuando intercambiaban anécdotas sobre su vida cotidiana. Los paralelismos entre su rutina y los modos de vida prehistóricos. El mejor momento llegó al poner en práctica las técnicas aprendidas. Primero, con los pigmentos rojo, amarillo y negro sobre el pliego dispuesto a tal efecto en la pared. Más tarde, al modelar unos artísticos cuencos de barro que se llevarían a sus casas a modo de recuerdo. En última instancia, ¡habilitamos la cabaña para enseñarlos a todos juntos a cazar!. ¡Tal como lo oís!. Fue el momento que más disfrutaron, en familia, junto a los monitores que llevaron con gran profesionalidad el complicado día.

Si queréis comprobarlo de su puño y letra, aquí abajo os adjuntamos las líneas que nos dedicaron.

 

“Bonito, interesante y genial el día que hemos pasado en ERA. Familias, alumnos y tutora nos llevamos unos momentos divertidos donde hemos compartido y aprendido mucho. Muchísimas gracias a todos por vuestra hospitalidad, atención y cordialidad. Gracias por enseñarnos y hacernos partícipes de vuestras actividades.

Fdo: CEIP Ana Josefa Mateos, El Cuervo (Sevilla), Infantil 5 años”

 

Fue verdaderamente emocionante contar con un grupo de señoras que se animaron a experimentar una serie de actividades con las que a veces nos obcecamos en encasillar al público infantil, puesto que su espontaneidad, falta de prejuicios y, ante todo, ganas de pasarlo bien, lograron que disfrutaran más que nadie de estos talleres, adaptados a su edad y, donde además del componente lúdico, reconocieron haberse llevado una serie de conocimientos que de otra forma no habrían adquirido.

 Etiquetas:

ERA Cultura y la musealización de la factoría de salazones del Gades romano

En alguna ocasión os hemos comentado que una de las divisiones más interesantes, a la par que específicas, con la que cuenta nuestra compañía, son las llamadas ‘musealizaciones’.

En efecto, en ERA, contamos con profesionales vinculados al mundo de la Historia, la Arqueología y el Patrimonio, capaces de diseñar una estrategia logística global a la hora de dotar de contenidos a cualquier museo, centro de interpretación o sala de exposiciones cuyo propietario desee poner ese espacio en nuestras manos.

Ejemplo de esto que os relatamos es la experiencia con el museo etnográfico de Medina Sidonia, intenso trabajo con el que ya nos extendimos hace algunas semanas dadas las múltiples satisfacciones que desde el punto de vista profesional nos llegó a brindar, pero también, desde la óptica personal.

Hoy traemos a colación otro de los trabajos de estas características que conforman el currículum de ERA en este área de trabajo, tan valorado por aquellos que en alguna ocasión han requerido de nuestros servicios para hacer de distintas manifestaciones culturales, un espacio visitable, abierto a público y con un diálogo asequible a cualquier sector de la población. Es el caso de las piezas realizadas para la factoría de salazones romana, existente en Cádiz capital, donde nuestros especialistas pusieron todo su empeño para dar como resultado un trabajo a la altura de las circunstancias.

Estos importantes restos arqueológicos permanecieron en funcionamiento entre los siglos I a. C. y IV d. C., coincidiendo su origen con el auge de la ciudad auspiciado por los Balbo. Fueron localizados a mediados de los años 90 en el solar del antiguo Teatro Andalucía, y, tras ser investigados, se descubrió su rol vinculado al proceso de limpieza, troceado y salado del pescado para la fabricación de salazones y salsas. El yacimiento, que forma parte del Conjunto Histórico de Cádiz, está declarado BIC por decreto de la Junta de Andalucía desde 1998.

Dicho complejo se levantó en su día a orillas del antiguo canal Bahía-Caleta que dividía en dos islas a la ciudad: Eryteeia y Kotinussa. Organizada alrededor de un gran patio, contaba con un aljibe en el subsuelo en cuyas paredes se hallaron los dibujos del faro de Gades que actualmente se conservan en el Museo de Cádiz. La zona musealizada consta de un conjunto de piletas de diferentes dimensiones, revestidas de hormigón hidráulico, con los ángulos reforzados para evitar filtraciones y un rebajo central para facilitar su limpieza.

Una serie de paneles divulgativos contextualizan a los visitantes en la orografía y la estructura de la antigua Gades, poniendo de manifiesto la importancia de esta industria e ilustrándoles sobre el complejo proceso de excavación que hubo de llevarse a cabo para su investigación y posterior acondicionamiento.

El papel de ERA aquí consistió en elaborar con gran rigor, réplicas de elementos propios de este contexto espacio-temporal vinculados a la industria salazonera, tomando como base modelos reales y respetando los materiales y las técnicas originales de producción. Así, en el año 2008, nuestros profesionales se pusieron manos a la obra para realizar una colección de ánforas y lucernas romanas decoradas con motivos marinos o las agujas de bronce empleadas en la época para redes y anzuelos. Asimismo se procedió a la reproducción de un tesorillo a base de monedas romanas y una red de cáñamo como las que en su momento iban destinadas a la actividad pesquera.

Un trabajo del que nos sentimos especialmente orgullosos dado el complejo, a la vez que gratificante, trabajo de investigación. Paso previo indispensable a los necesarios para dar como resultado estas piezas de primer nivel, y en las que hemos continuado trabajando hasta el día de hoy a objeto de cubrir las necesidades de diferentes espacios culturales en toda Andalucía. Trabajos de los que en adelante continuaremos poniéndoos al día.

¡Un fuerte abrazo!

 Etiquetas:

Aprendiendo a sobrevivir en la Prehistoria

 14 diciembre 2014

Nos gustaría, en esta entrada, hacer particular inciso en el desarrollo de uno de los talleres favoritos de los estudiantes cuando acuden a ERA como complemento formativo y de ocio.

En concreto, nos detendremos en lo que nosotros denominamos ‘taller de hábitat’, o lo que es lo mismo, transmitir a los pequeños cómo nuestros antepasados eran capaces de sobrevivir, refugiarse y alimentarse aprovechando los recursos naturales que encontraban a su alrededor. Unos recursos directamente extraídos del paisaje autóctono de la zona en cuestión y que, en la actualidad, se ha visto enormemente perjudicado por el crecimiento urbano.

Les explicamos como, desde el Paleolítico inferior, el hombre ha necesitado un lugar donde refugiarse. Algo que, en un primer momento sucedería al aire libre, en abrigos y cuevas naturales durante los momentos de mayor enfriamiento del planeta, o bien, gracias a estructuras improvisadas, fundamentalmente en zonas llanas, que asimismo levantaban con los materiales existentes a su alrededor como madera, piel o huesos.

Es obvio que por su condición de ‘nómadas’ -poblaciones itinerantes-, no permanecían demasiado tiempo en ninguno de estos lugares. Seguían a los animales en sus migraciones, los cuales tenían perfectamente controlados para poder alimentarse de su carne y aprovechar las pieles a modo de abrigo, o como material a la hora de fabricar los citados refugios improvisados. También eran grandes conocedores del ámbito vegetal, sabiendo dónde y cuando podían encontrar los frutos y raíces necesarios para su supervivencia.

Durante la experiencia en ERA, nuestros especializados monitores, muchos de los cuales ya conocéis, hacen especial hincapié en el punto de inflexión que supuso el dominio de las técnicas agrícolas y ganaderas. Algo característico del Neolítico, cuando las poblaciones se hacen sedentarias y, a consecuencia de ello, comienzan a necesitar materiales más sólidos como la piedra o el adobe para la elaboración de sus refugios y que estos conserven su utilidad el mayor tiempo posible.

No os vamos revelar todos los pormenores del taller, porque lo verdaderamente interesante es que los descubráis por vosotros mismos. Pero os recordamos que la privilegiada ubicación de ERA en pleno entorno natural es idónea para que nuestros monitores pongan en práctica todos los conocimientos previamente impartidos al alumnado. Un paseo por las inmediaciones, analizando los distintos tipos de vegetación que los pequeños verán a su paso, o el uso que de cada una de ellos se puede aprovechar a la hora de pasar un día en la Prehistoria son sólo algunas pinceladas de algo que les apasionará experimentar.

Los niños son como esponjas, todos los sabéis, por lo que dada su predisposición a aprender, es el mejor momento para inculcarles valores y conocimientos, así como fomentar su imaginación con cuestiones que, en última instancia y, antes de dejar tiempo para el ocio, deberán resolver por sí mismos para demostrar que verdaderamente han aprovechado la oportunidad que se les brinda.

Casualmente está ahora nuestro compañero concertando un encuentro con un cole de El Cuervo donde, atención, no sólo los pequeños disfrutarán de este taller, o el que ellos seleccionen, ¡sino también sus papás! Porque así es, amigos, en ERA adaptamos nuestro programa a todo tipo de públicos en función de la edad o del nivel académico requerido bajo demanda.

Muy pronto compartiremos la valoración de unos y otros, pero ya está dicho: Si queréis venir a ERA para divertiros, ampliar conocimientos y respirar en mitad de la naturaleza, sólo es necesario que reunáis a un grupo de quince personas con las mismas inquietudes para disfrutar de un día que jamás olvidaréis.

¡Un abrazo!

 Etiquetas:

Hoy nos acompañan los estudiantes de 1º de Historia, en una sesión de arqueología experimental coordinada por María Lazarich

Hoy es un día especial en ERA. En lugar de colegiales, contamos con la visita de universitarios, más concretamente, alumnos del primer curso del Grado en Historia.

Como ya sabéis, ERA Cultura y la UCA tienen un convenio de colaboración para la prolongación de las clases de la Universidad. El objetivo es que los estudiantes puedan acudir a nuestras instalaciones y completar la formación teórica que los profesores imparten en el aula con sesiones de arqueología experimental o metodología de investigación.

Son ya muchos los nombres que han pasado por aquí, entre ellos, Inmaculada Pérez, Ana Niveau o José Antonio Ruiz Gil con sus respectivos alumnos. En este caso es María Lazarich quien nos visita junto a una clase que comienza ahora a sumergirse en el fascinante mundo de la Arqueología. Concretamente en la mañana de hoy, viernes 5, se encuentran en una de nuestras parcelas para realizar una práctica de excavación que tiene como objetivo mostrar cómo se plantea un corte sobre cuadrícula, y que, en el proceso, los jóvenes distingan las diferentes unidades estratigráficas a partir del punto de apoyo.

Para una mejor organización, los alumnos se han distribuido por grupos rotativos. Así, tras una primera fase donde unos se ocupaban de limpiar la superficie, otros se ponían manos a la obra con la excavación propiamente dicha, llevando a cabo el correspondiente registro de las piezas según coordenadas y nivel estratigráfico. El último paso es la criba, una vez recogido el sedimento, por si se ha escapado algún elemento que forme parte de la unidad careciendo ya de coordenadas concretas.

Son las primeras incursiones de un grupo del que posiblemente, en el futuro, salgan verdaderos profesionales para tomarnos el relevo. Y aquí, en ERA estamos muy orgullosos de contribuir a ello.

Sin lugar a dudas esta actividad supone el colofón inmejorable a la semana, ¡vaya semana!. El lunes estuvo con nosotros el CEIP San Felipe, de La Línea de La Concepción. Cuatro clases del tercer ciclo de primaria que llenaron de jolgorio el campamento, fuerte contrapunto al rigor con el que Lazarich y sus estudiantes desarrollan hoy sus labores de arqueología experimental.

Alberto Salas, Vanessa Genicio, Conchi Marín, Davinia Tocino y Javier Catalón, más nuestros prácticas, Pedro Morales y Ana Navas, trabajaron codo con codo para coordinar a tantos alumnos que acudieron a nuestras instalaciones con la ilusión de viajar al pasado. Los talleres seleccionados en esta ocasión fueron los de ‘Hábitat’, que estudia la obtención de recursos procedentes del medio, ‘Caza’, donde nuestros amigos se iniciaron en el tiro con arco, y ‘Cerámica’, con unos conocimientos que les proporcionan la habilidad de modelar a mano recipientes tal como en su momento hacían nuestros antepasados.

De modo que ya véis, a lo largo de estos días hemos tenido de todo. Y a nosotros nos encanta, porque evitamos siempre encorsetarnos en un área, ¿qué necesidad hay de ello pudiendo enseñar, aprender y compartir momentos con todo tipo de amigos con el amor por la Cultura como punto en común?

Lazarich 1 Lazarich 2 Lazarich 3 Lazarich 4

 Etiquetas:

La fiel reproducción del Hércules Gaditano, otra de las joyas de nuestro catálogo

Os comentábamos, en anteriores entradas, que una de las divisiones más interesantes de ERA Cultura es la relativa a las reproducciones de piezas arqueológicas ‘emblema’ de la Bahía de Cádiz.

No se trata de ‘vender por vender’, y los que han adquirido alguna de ellas bien lo saben. Es una forma más de extender nuestro rico Patrimonio arqueológico con reproducciones exactas, hechas a escala y, para los más exigentes, mediante las mismas técnicas artesanales empleadas por aquellos que en su momento realizaron los originales.

La Navidad está cerca, y todos tenemos pareja, amigos o familiares difíciles de complacer, por lo que si éstos son amantes de la Historia no hay mejor opción que la de sorprenderles con su propio ‘Hércules Gaditano’ o con sus propias lucernas romanas, por poneros un pequeños ejemplo.

En la foto que adjuntamos a continuación podéis ver algunas de las piezas que realizamos en nuestro laboratorio. Algunas están siendo ya demandadas como ‘regalos’ de protocolo, aunque también surtirán tiendas de instituciones museísticas y, cómo no, casas particulares. Este grupo es, en su mayoría, de piezas realizadas en bronce, aunque también reproducimos los mismos modelos en materiales más económicos, como la cerámica, cuya pátina final otorga a estas pequeñas obras de arte un acabado tan impresionante que las elaboradas en bronce.

La ‘Thoracata’, los pies de Isis o la estatuilla de Melqart, a la que hace algunas semanas hicimos referencia expresa, son algunas de las opciones que os esperan en nuestra vitrina. Pero no os preocupéis, si se agotan las existencias o solicitáis algún modelo del que ya no queden reproducciones, trabajamos bajo encargo, especialmente para vosotros.

Y ya que mencionamos al dios Melqart, ¿por qué no destacar en esta entrada a su homónimo romano? Nos referimos, por supuesto, al Hércules Gaditano. Hallado en las inmediaciones de donde debió ubicarse el Herakleion, se trata de uno de los innumerables exvotos depositados en dicho complejo -porque más que un templeo, fue un verdadero complejo religioso, social y comercial- a lo largo de sus mil años de historia.

Actualmente conservado en el Museo de Cádiz, autóctonos y visitantes tenéis a vuestra disposición réplicas de un verdadero emblema, realizadas con todo el rigor que sólo los profesionales de ERA saben otorgar a un trabajo así.

Continuaremos dedicando algunas de nuestras publicaciones a mostraros de primera mano el catálogo, así como a informar sobre adquisiciones por parte de organismos y administraciones que después de tantos años, sigue confiando en nosotros, en la calidad de nuestras reproducciones. Si queréis conocer todas las piezas de que disponemos, ¡no olvidéis seguir el Facebook de Era Cultura!, pero si la impaciencia os puede… contactadnos, ¡aquí os esperamos!

956 477 035

era@eracultura.com

 Etiquetas: