El rol del prestigioso escultor José Antonio Barberá en las reproducciones de ERA

 10 diciembre 2014

En ERA Cultura nos gusta rodearnos de lo mejor. De expertos profesionales en cada campo. Esto es aplicable tanto los monitores encargados de los talleres a impartir en nuestras instalaciones, de los programas socioeducativos, como a los arqueólogos responsables de las intervenciones, o a los acuerdos colaborativos con instituciones y organismos que llevan la Cultura por bandera.

En la sección destinada a la reproducciones de piezas arqueológicas, no podía ser de otra manera. Por eso hoy que remos dedicar un homenaje al gran escultor José Antonio Barberá, dado el buen trabajo que hizo para nosotros con la réplica de importantes piezas de nuestro Patrimonio, entre ellas, el Hércules Gaditano y el bronce de Melqart, ambos mencionados en recientes entradas de este blog para que todos conociéseis parte del catálogo que permanece a vuestra disposición aquí mismo, en nuestra sede de El Marquesado.

Las réplicas originales de ambas piezas, realizadas por Barberá para el Laboratorio de Arqueología, están elaboradas en distintos materiales. el Hércules Gaditano se modeló en barro rojo para, posteriormente, poder ser fundido a bronce patinado. De ahí surgen los ejemplares expuestos en nuestra vitrina. Mide aproximadamente 0,145 metros y no le falta detalle. Dicen, quienes presenciaron esta compleja labor, que recuerdan la minuciosidad con la que desarrolló el trabajo en las mismas instalaciones del Museo de Cádiz.

Melqart -o Reshef, dadas la similitudes que presenta con la deidad cananea-, procede de una fundición en bronce patinado y mide 0, 20 metros. Una de las favoritas llegado el momento de adquirir regalos navideños para los más exigentes.

Pero centrándonos en el tema que nos ocupa, es digna de elogio la trayectoria de este escultor chiclanero que cuenta ya con diversas obras de relevancia en su haber. Entre ellos, los momumentos a Manuel Moreno Pavón y a Pedro Romero Baro, ubicados ambos en el barrio de Santa María de Cádiz, el dedicado a Blas de Lezo, en los jardines de Canalejas -punto de partida de nuestras últimas ‘Lunas’– o el que respresenta al padre Francisco J. Almandoz, que todos podéis contemplar en la Plaza Mayor de Chiclana de la Frontera. También son suyas las representaciones de Conchita Aranda Fossa, en la gaditana plaza de La Merced, la de Chano Lobato, en el mismo lugar, el monumento ‘Al trabajador en bicicleta’, emplazado en la Alameda de Solano, Chiclana, o la escultura de Blas Infante, en la avenida Doctor Pedro Vélez de la misma localidad. El popular Dionisio Montero Valenzuela del Teatro Moderno chiclanero también forma parte de su producción, así como la estela funeraria a ‘Paquiro’, el monumento que de este torero existe en el Museo Taurino o la escultura de Curro Jaramago situada en la alameda del Río Iro.

Asimismo cuenta con bustos en bronce patinado que se reparten, principalmente, por distintos puntos de Chiclana, en concreto los dedicados a Juana Saucedo, José A. González, Higinio Cieza Morales, José Vázquez, de nuevo ‘Paquiro’ y el que representa a Manuel López Becerra, éste último, perteneciente a la colección de un particular residente en Ubrique.

Chiclanero de nacimiento, donde es muy querido y respetado, comenzaría su formación artística a los 17 años en el taller-escuela ‘La Tacita’ de la mano del ceramista internacional José Luis Aragón, quien le impartió importantes conocimientos sobre el torno, los esmaltes o los hornos. Posteriormente se mudaría a París para potenciar su mano con el diseño y centrarse en el estudio anatómico del cuerpo humano, nada menos que en la ‘École Nationale Supérieure des Arts Appliqués et des Métiers d’Art’. Más tarde pasará por la Escuela Oficial de Cerámica de Madrid para rematar su primera etapa como aprendiz.

Como puede comprobarse al analizar detenidamente sus obras, todas ellas de carácter figurativo, se centra fundamentalmente en el retrato, bien a través de bustos, o bien, de altorrelieves. Normalmente en grandes proporciones debido a lo mucho que disfruta modelando. Enemigo de las prisas, destaca en la minuciosidad de sus trabajos, así como en la perfecta plasmación de la psicología del personaje en el resultado final, basándose en el contexto al que estos pertenecieron. Un valor añadido que requiere de un arduo trabajo de documentación, y que pone de manifiesto el término que más nos gusta: el RIGOR.

Para Barberá, “la escultura  es  detener  el  tiempo, recordar  el   pasado, vivir  el  presente y proyectar el futuro”. ¿Qué mejor que sus manos para la calidad que nosotros necesitábamos?

Acerca de tamtam

Desde los inicios en 1998 nuestro objetivo principal ha sido el de despertar en los visitantes la curiosidad por el conocimiento en los modos de vida del hombre. ERA Cultura trata de enseñar a respetar nuestro patrimonio histórico-arqueológico, ya que entendemos que solo se puede amar y respetar aquello que se conoce. La arqueología experimental es la manera de hacerles vivir en primera persona a nuestros visitantes los modos de vida que se dieron en los diferentes periodos de la prehistoria. Los talleres que ofertamos han sido elaborados por un amplio equipo docente. ERA es una empresa innovadora, cuya gestión y compromiso docente, a lo largo de más de 20 años de actividad, ha sido reconocida con numerosos premios y menciones que nos avalan como empresa líder en el sector de las actividades culturales.

 Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *