Aprendiendo a sobrevivir en la Prehistoria

 14 diciembre 2014

Nos gustaría, en esta entrada, hacer particular inciso en el desarrollo de uno de los talleres favoritos de los estudiantes cuando acuden a ERA como complemento formativo y de ocio.

En concreto, nos detendremos en lo que nosotros denominamos ‘taller de hábitat’, o lo que es lo mismo, transmitir a los pequeños cómo nuestros antepasados eran capaces de sobrevivir, refugiarse y alimentarse aprovechando los recursos naturales que encontraban a su alrededor. Unos recursos directamente extraídos del paisaje autóctono de la zona en cuestión y que, en la actualidad, se ha visto enormemente perjudicado por el crecimiento urbano.

Les explicamos como, desde el Paleolítico inferior, el hombre ha necesitado un lugar donde refugiarse. Algo que, en un primer momento sucedería al aire libre, en abrigos y cuevas naturales durante los momentos de mayor enfriamiento del planeta, o bien, gracias a estructuras improvisadas, fundamentalmente en zonas llanas, que asimismo levantaban con los materiales existentes a su alrededor como madera, piel o huesos.

Es obvio que por su condición de ‘nómadas’ -poblaciones itinerantes-, no permanecían demasiado tiempo en ninguno de estos lugares. Seguían a los animales en sus migraciones, los cuales tenían perfectamente controlados para poder alimentarse de su carne y aprovechar las pieles a modo de abrigo, o como material a la hora de fabricar los citados refugios improvisados. También eran grandes conocedores del ámbito vegetal, sabiendo dónde y cuando podían encontrar los frutos y raíces necesarios para su supervivencia.

Durante la experiencia en ERA, nuestros especializados monitores, muchos de los cuales ya conocéis, hacen especial hincapié en el punto de inflexión que supuso el dominio de las técnicas agrícolas y ganaderas. Algo característico del Neolítico, cuando las poblaciones se hacen sedentarias y, a consecuencia de ello, comienzan a necesitar materiales más sólidos como la piedra o el adobe para la elaboración de sus refugios y que estos conserven su utilidad el mayor tiempo posible.

No os vamos revelar todos los pormenores del taller, porque lo verdaderamente interesante es que los descubráis por vosotros mismos. Pero os recordamos que la privilegiada ubicación de ERA en pleno entorno natural es idónea para que nuestros monitores pongan en práctica todos los conocimientos previamente impartidos al alumnado. Un paseo por las inmediaciones, analizando los distintos tipos de vegetación que los pequeños verán a su paso, o el uso que de cada una de ellos se puede aprovechar a la hora de pasar un día en la Prehistoria son sólo algunas pinceladas de algo que les apasionará experimentar.

Los niños son como esponjas, todos los sabéis, por lo que dada su predisposición a aprender, es el mejor momento para inculcarles valores y conocimientos, así como fomentar su imaginación con cuestiones que, en última instancia y, antes de dejar tiempo para el ocio, deberán resolver por sí mismos para demostrar que verdaderamente han aprovechado la oportunidad que se les brinda.

Casualmente está ahora nuestro compañero concertando un encuentro con un cole de El Cuervo donde, atención, no sólo los pequeños disfrutarán de este taller, o el que ellos seleccionen, ¡sino también sus papás! Porque así es, amigos, en ERA adaptamos nuestro programa a todo tipo de públicos en función de la edad o del nivel académico requerido bajo demanda.

Muy pronto compartiremos la valoración de unos y otros, pero ya está dicho: Si queréis venir a ERA para divertiros, ampliar conocimientos y respirar en mitad de la naturaleza, sólo es necesario que reunáis a un grupo de quince personas con las mismas inquietudes para disfrutar de un día que jamás olvidaréis.

¡Un abrazo!

Acerca de tamtam

Desde los inicios en 1998 nuestro objetivo principal ha sido el de despertar en los visitantes la curiosidad por el conocimiento en los modos de vida del hombre. ERA Cultura trata de enseñar a respetar nuestro patrimonio histórico-arqueológico, ya que entendemos que solo se puede amar y respetar aquello que se conoce. La arqueología experimental es la manera de hacerles vivir en primera persona a nuestros visitantes los modos de vida que se dieron en los diferentes periodos de la prehistoria. Los talleres que ofertamos han sido elaborados por un amplio equipo docente. ERA es una empresa innovadora, cuya gestión y compromiso docente, a lo largo de más de 20 años de actividad, ha sido reconocida con numerosos premios y menciones que nos avalan como empresa líder en el sector de las actividades culturales.

 Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *