SOBRE HERCULES

 Categorías: Sin categoría
 30 agosto 2011
Hércules de Sancti Petri.
(Museo Provincial de Cádiz)
El origen del mito se pierde en la noche de los tiempos. Incorporado con distintos nombres (Melkart, Heracles, Hércules) a los panteones de Fenicios, Cartagineses, Griegos y Romanos, sirvió de nexo de unión entre el Oriente y el Occidente de las costas Mediterraneas; con los romanos viajó desde las costas de Britannia hasta los desiertos Mauritanos; unió el mundo de los Dioses al de los mortales al ser hijo de Zeus y Alcmena.
Con ser incontables los escudos y blasones de nuestra tierra en los que se incorpora (Chiclana, Cádiz. Andalucía) lo son también en otros ámbitos de nuestro país y de toda Europa y Africa.
En todos ellos, sin embargo, se le representa con alguno de los iconos que simbolizan la parte más conocida de su historia, es decir los doce trabajos que tuvo que desempeñar para purgar la culpa de haber asesinado a su esposa y sus hijos.
No todas las tierras por las que el antiquísimo mito se ha extendido tienen la suerte de haber acogido alguno de esos trabajos. Tenemos, en la zona en que vivimos, el privilegio de haber participado en la gestación de este mito con mayor intensidad que cualquier otro lugar de la geografía Mediterránea.
No solo podría haber obtenido en nuestro entorno las doradas manzanas del Jardín de las Hespérides o los codiciados bueyes del gigante Gerión sino que, para muestra un botón, a su paso por estas tierras levantó las columnas de su nombre que separan los mares conocidos y, en su honor, los fenicios fundaron, a la vez que la ciudad de Gadir, el templo que lleva su nombre y que cada atardecer nos obsequia con la delicia de las más espectaculares puestas de sol de las que en su día disfrutaron tanto Anibal, el glorioso general cartaginés que consiguió atribular a Roma, como Julio Cesar conquistador de la Galia.
Es de Estesícoro (630 a.n.e -550 a.n.e.) en su obra “la Gerionéida” de quien recibimos el testimonio escrito más detallado de estos trabajos. De este testimonio han transcurrido ya más de 2.500 años.
Y si son pocos los lugares de la geografía mediterránea los que han tenido la fortuna de acoger alguno de estos trabajos y menos aún son los que acogen a un tiro de piedra al más famoso templo de su culto, solo la Bahía Gaditana puede enorgullecerse de contar entre su patrimonio con una estatuilla hallada en las inmediaciones del templo (Sancti-Petri) en la que se le representa portando en su mano las tres manzanas doradas del Jardín de las Hespérides.
Esta estatuilla, pieza emblemática donde las haya, podría estar datada según el profesor D. Ramón Corzo, en torno al siglo V a.n.e., muy poco después de que Estesícoro llevara al papel las proezas del héroe.
Con todo esto y, habiendo declarado públicamente los gobernantes de la localidad de Chiclana, su intención de crear en las inmediaciones del templo un centro de estudios, interpretación o llámese como se quiera, de Melkart, contando entre los ciudadanos de la ciudad con artista que, nos consta, ha tenido el privilegio de modelar a pie de vitrina la reproducción de la estatuilla, reconociendo el cánon de Policleto con el que esta se ha elaborado, parece un despropósito que en el acceso al poblado, en las inmediaciones del templo, se erija una imagen de Hércules con una iconografía reinventada que relega al olvido todo aquello que durante miles de años ha formado y forma parte de nuestro Patrimonio Cultural.
Podríamos entender, que no perdonar ni olvidar, el daño que cierta multinacional americana del dibujo animado hace al Patrimonio Cultural de cualquier rincón del planeta, al fin y al cabo, para ellos se trata solo de vender. Pero no podemos ser tan condescendientes con nuestros representantes electos, con aquellos a quienes, a través de nuestros votos, comisionamos para que nos representen en la ardua tarea de conservar y transmitir nuestro Patrimonio a generaciones venideras.
Con todo el respeto para el artista y su innovadora visión de este mito, así como de la/s persona/s a quienes tanto ha gustado la obra, hasta el punto de adquirirla, llevense esta a su jardín privado, a algún rincón de la ciudad donde pueda resultar solo un elemento decorativo o a un sitio donde los admiradores del arte por el arte puedan extasiarse extrayendo de ella los valores artísticos que pueda tener, pero no pretendan asociarla a un lugar que desde miles de años atrás tiene un carácter sagrado, un lugar que visitan no solo estudiosos de mitologías y literaturas griega y latina sino también un lugar de cuyo patrimonio los ciudadanos se sienten orgullosos de ser depositarios.
Nuestro Hércules no señala, como Colón, ningún mundo nuevo. Nuestro Hércules ostenta orgulloso el tesoro de las manzanas para cuya obtención recorrió el mundo conocido y debió vencer a Atlas, o enfrentarse al Sol. Nuestro Hércules muestra a todo aquel que quiera visitarlo, uno de los trofeos que le ha permitido permanecer en nuestra memoria desde antes de lo que ningún hombre puede recordar.
Hércules que actualmente está en Sancti Petri.

Acerca de tamtam

Desde los inicios en 1998 nuestro objetivo principal ha sido el de despertar en los visitantes la curiosidad por el conocimiento en los modos de vida del hombre. ERA Cultura trata de enseñar a respetar nuestro patrimonio histórico-arqueológico, ya que entendemos que solo se puede amar y respetar aquello que se conoce. La arqueología experimental es la manera de hacerles vivir en primera persona a nuestros visitantes los modos de vida que se dieron en los diferentes periodos de la prehistoria. Los talleres que ofertamos han sido elaborados por un amplio equipo docente. ERA es una empresa innovadora, cuya gestión y compromiso docente, a lo largo de más de 20 años de actividad, ha sido reconocida con numerosos premios y menciones que nos avalan como empresa líder en el sector de las actividades culturales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *